Como Era A Vida Nos Quilombos

Andréa Ana Gálvez Fonte:https://www.elsaltodiario.com/brasil/quilombos-brasil-lugares-resistencia?fbclid=IwAR2qy7O_3PLJrohj3qELhHr4ItiHkGd7oOssiSJp6d0WC6Ku9ROsj-bm48g

La historia de los quilombos es la lucha contra el racismo que estructuró la sociedad brasileña desdy también la temporada colonial y que continúa en nuestros días. También es la historia por el derecho al territorio en el que vivían sus ancestros, viejos esclavos.

Tu lees esto: Como era a vida nos quilombos


*

La historia de la lucha por la tierra en Brasil sy también remonta al siglo XVI, en el momento en que la Corona Portuguesa dominaba el territorio brasileño. Con el sistema esclavista las grandes haciendas concentradas en pocas manos sacaban rédito del trabajo esclavo dy también millones dy también personas procedentes de Angola, Guinea Ecuatorial, Congo, Mozambique y Nigeria en las plantaciones de café, azúcar o algodón. Pueblos como los Yorubá, los Kinbundu, Kicongo, Benguela, Mina fueron arrancados de sus tierras y llevados al Brasil colonial.

El sistema esclavista dy también las américas contabilizó unos doce millones dy también esclavos. Brasil fue el lugar que más población esclava tuvo, se estima quy también cerca dy también un 40% acabó en este país. Una de las resistencias al sistema esclavista sy también dio en los quilombos, espacios de resistencia quy también perviven hasta hoy. En aquella temporada las comunidades quilombolas estaban constituidas por conjuntos de esclavos, determinados habían logrado fugarse y sy también scriedespretine.comanizaban en territorios en general fértiles y aislados para sobrevivir.

Las experiencias fueron diversas, ciertos eran pequeños y otros llegaron a tener miles y miles de habitantes. Según el etnólogotipo Edson Carneiro, “era la continuación dy también África en suelo brasileño”. Esty también fenómeno no solo sy también dio en Brasil si no en muchos puntos de América Latina: los Cimarrones y los Garífunas en Centroamérica, Cumbes en Venezuela, Palenques en Colombia y Cuba.

Los quilombos eran el cobijo de los negros pero asimismo de determinados indígenas, desertores y blancos mestizos, en tanto que era muy común quy también los quilombolas mantuvieran relaciones comerciales con las localidades vecinas


Los quilombos eran el cobijo dy también los negros mas asimismo de algunos indígenas, desertores y blancos mestizos, en tanto que era común que los quilombolas mantuvieran relaciones comerciales con las localidades vecinas, cambiando productos agrícolas por manufacturas. Tal vez el más conocido fue el dy también Palmares, era del tamaño de Portugal y llegó a tener unos 30.000 habitantes. Dirigido por Dándara y Zumbi, consiguió permanecer durante prácticamente todo el siglo XVII.

en el momento en que cayó el quilombo, tras un largo asedio, Zumbi fuy también capturado y su cabeza fuy también puesta en una plaza pública para servir como ejemplo a otros aquilombados o esclavos. Su historia fue recuperada años después y hoy, en la fecha de su muerte, se festeja el Día dy también la Conciencia Negra, simbolizando la resistencia y la lucha contra el racismo y la esclavitud.

tras tres siglos, en 1888, Brasil abolió formalpsique la esclavitud, fue el último país en hacerlo. Aunque sobry también el papel los esclavos habían sdesquiciado liberados, conforme Givânia Silva, fundadora de la Coordinación Nacional dy también las Comunidades Negras Rurales Quilombolas (Conaq) “la abolición fue apenas una narrativa política desde la mirada dy también los esclavistas, impulsada por la modernización del capital y por los intereses extranjeros y no por la lucha de los esclavos quy también durante tres siglos resistieron dy también diversos formas”.


*

La tesis dy también Givânia parecy también tener sentido, puesto que debieron pasar otros cien años a fin de que los antiguos esclavos y los quilombolas fueran reconocidos por el Estado. “Durante este siglo, se silenció la existencia del pueblo negro y de los quilombos, no hubo ninguna ley que les reconociera como sujetos políticos y su historia fue borrada”, afirma la fundadora dy también Conaq.

así fue hasta el momento en que en 1988, en el contexto del proceso constituyente, el Movimiento Negro Unificado lograra quy también en la nueva constitución del Estado se reconociera el derecho de las comunidades quilombolas y sus descendientes sobre las tierras que habían ocupado tradicionalmente. Pero esto volvió a suceder sólo sobre el papel. Hoy, apenas el 9% dy también las comunidades quilombolas obtuvieron reconocimiento legal de sus territorios aunquy también el Gobierno Federal reconoce la existencia dy también por lo menos 3447, mientras que que la Conaq habla de por lo menos seis mil en todo el país.

UN PAPEL PARA VIVIR

Desde la nueva Constitución (1988), la scriedespretine.comanización de los descendientes de quilombolas aumentó. En los primeros años de los 90 nace la Conaq, en homenaje al Quilombo dy también los Palmares, para impulsar los derechos dy también estos pueblos. Fue con lo que en el 2003, bajo lapvivienda de Lula, los quilombos pudieron acceder efectivamente a políticas públicas y comenzó un proceso en el quy también miles de personas empezaron a recordar esas historias que les habían contado sus familiares, aquellas quy también habían sdesquiciado borradas y que les conectaban con las luchas dy también los quilombolas. Esto ly también ocurrió a Edna, natural de el Quilombo de Gurutuba en Minas Gerais, su familia decidió abandonar la comunidad a cau.s.a. De la escasez del trabajo quy también produjo una grave sequía.Edna vivió lejos del quilombo duranty también un tiempo, estudió y formó familia, mas siempry también supo quy también algún día volvería a la comunidad, dondy también ahora cría a sus hijos pequeños y es una de sus líderes. Hubo un momento, hace unos años, quy también ella comenzó a rememorar las historias que la abuela ly también contaba, al piy también del fuego, mientras preparaba la harina de mandioca, cuando caía el día. Comenzó a rememorar cómo había sorate su niñez en el quilombo, cómo eran los juegos y su muñeca dy también paño, de qué forma olía el campo dy también algodón una vez que florecía y a qué sabía el beijú que su madry también preparaba.


*


Aunquy también tenía pocos años, asimismo recuerda cómo fuy también la lucha por la tierra en su comunidad. Era el tiempo dy también los grileiros, personas quy también usurparon ilegalpsique grandes áreas dy también terreno, transformándose en sus dueños por medio de la falsificación de documentos, esta práctica se desarrolló intensapsique a mediados del siglo XIX y persiste hasta hoy.

“en el momento en que Antonio Pulú y compañía vinieron a tomar nuestras tierras con armas, para defendernos nuestros progenitores pusieron a los niños en primera línea, después las mujeres y los hombres detrás armados con hoces. Recuerdo nítidamente esa máquina viniendo y destruyendo las plantas y nosotros en el frente. Antonio Pulú gritaba quy también el tractor nos pasaría por encima si no nos quitábamos de en medio”, cuenta Edna.

Ver más: Quais São Os Fatores Da Multiplicação : Quais São E Exemplos

Dy también las 47.000 hectáreas que pertenecen al Quilombo de Gurutuba, el mayor dy también Minas Gerais, solo el 3% está en manos dy también la comunidad


En los años setenta y ochenta los enfrentamientos por la tierra entre quilombolas y grileiros eran frecuentes y en ocasiones de mucha violencia. Edna cuenta quy también perdieron ciertas vidas y quy también fuy también de ahí que quy también los gurutubanos decidieron recular y no pudieron recobrar el resto de su territorio. De las 47.000 hectáreas quy también pertenecen al Quilombo dy también Gurutuba, el mayor de Minas Gerais, solo el 3% está en manos de la comunidad, “es tristy también cuando vemos que las tierras en las que nuestros antepasados cultivaban hoy son propiedad dy también los granjeros y pasto para el ganado”, dice Edna.

muchas veces los grileiros y los terratenientes pactaban con los quilombolas, por norma general ellos trabajaban el sector dándoles la mayor una parte de la producción y a cambio les dejaban quedarse en su territorio, en muchas ocasiones con engaño dy también por medio. Fue el caso de la familia dy también Edna, “nuestra tierra dy también origen queda al otro lado del río, mi abuela recibió herencia de mi bisabuela y uno de los grileiros además del cambio de terreno prometió darnos un documento del terreno que jamás apareció”.

Pasaron los años y el día de hoy el quilombo sigue esperando la titularidad de la tierra. El proceso dy también titulación es arduo y si en el área quilombola existen inmuebles u otros ocupya antes como terratenientes o trabajadores rurales, el estado brasileño deby también expropiarles y compensarles económicamente. “de ahí que que titulan tan poco, pues cuesta dinero al Estado, mas es cuestión de prioridades, nosotros nunca interesamos”, dicy también Edna.

Durante este tiempo, según el gobierno dy también turno, las prioridades iban actualizándose: bajo el periodo de Lula se expidieron 75 títulos, los gobiernos dy también Dilma dieron 94, Michel Temer 33 y desde la asunción de Bolsonaro sólo 1cuatro títulos fueron entregados a los quilombos. El camino de lucha por la propiedad dy también la tierra —que todavía sigue, puesto que el 91% de las comunidades no tieny también la titularidad— fue violento y dejó a muchos sin casa, determinados perdieron la vida en intentarlo. Fue el caso del líder Seu Antônio do Barroso, como era conocloco en la comunidad, quy también acabó asesinado hace escasos meses defendiendo lo quy también ly también pertenecía.

según el último informy también del Ministerio Público Federal dy también la República, entre los años dos mil diez y dos mil diecinueve hubo 6.726 casos de violencia registrados por esta entidad, notándose un incremento en los 4 últimos años, con picos en 2017 y 2019. Según considera el informe, la mayoríady también los episodios estaban asociados a enfrentamientos por la tierra. Los pueblos indígenas y las comunidades quilombolas son los más afectados.

UNA TIERRA QUe PUEDES LLAMAR TUYA

El Quilombo Rio Das Rãs, en el estado de Bahía, es uno dy también los pocos que tienen la titularidad de la tierra. Iany también cuenta quy también cuando recibieron la noticia de quy también ya estaba listo el documento, la comunidad echó a suertes quién iría a recogerlo. “Nos tocó a nosotros. Mis padres, mi hermana que apenas caminaba y yo, fuimos a por él, fuy también un momento histórico”, cuenta Iane, el día de hoy muy activa en la Asociación del quilombo y militante del Movimiento Negro Unificado. “en el momento en que recibimos el título de la tierra las cosas mejoraron por el hecho de que teníamos la seguridad quy también nos daba ese papel dy también propiedad, entonces ya no tuvimos más amenazas y empezamos a vivir en paz”.


*

Este documento expedido por el gobierno de Brasil está a nombre de la Asociación del quilombo y es dy también propiedad colectiva. Iane cuenta que las decisiones se toman en asamblea y se rigen por estatutos. Según lo que se estipula por ley, la tierra quilombola, como la de los pueblos indígenas, no puedy también vendersy también ni fraccionarse, la propiedad colectiva respeta el espacio de cada núcleofamiliar y sus cultivos y el resto son espacios comunes: áreas culturales, iglesias, centros de religiosidad dy también matriz africana, escuelas y puntos dy también encuentro.

“La peculiaridad dy también las áreas quilombolas o indígenas es que, en el momento en que son tituladas no pueden regresar más al mercado, salen completamente dy también los circuitos comerciales por lo que son espacios de resistencia a la lógica capitalista”


“La peculiaridad dy también las áreas quilombolas o indígenas es que, una vez que son tituladas no pueden volver más al mercado, salen absolutamente de los circuitos comerciales con lo que son espacios dy también resistencia a la lógica capitalista”, explica Ana Gualberto, especialista en comunidades negras y asesora del Observatorio Quilombola dy también la scriedespretine.comanizaciõn civil Koinonia, con la que El Salto conversó. “La legislación fuy también concebida para garantizar que las comunidades no se extinguieran y la única forma de que esto sucediera fuy también dejar fuera todo intento de comercialización”, explica Gualberto.

Las condiciones no son fáciles en muchos dy también los quilombos, algunos no tienen agua potable, internet o luz, como en el quilombo en el que vivy también Iane. “En mi casa no hay aguapotable, la tengo quy también ir a buscar fuera”. Otro dy también los inconvenientes es el aislamiento, en el quilombo Rio das Rãs llevan 30 años peleando porque el Estado pavipsique una vía que les conecta con la primordial ciudad. “Nos impide ir a la ciudad a por medicamentos, a hacer compras básicas o ir al hospital”, cuenta Iane.


*

La travesía dy también Brasil
LAURA CORCUERA
1

la carencia de recursos básicos en muchas dy también las comunidades rurales sy también debe, conforme Gualberto a que “muchas dy también las políticas públicas a las que podían acceder los quilombos y que mejoraban sus condiciones de vida, bajo el gobierno dy también Bolsonaro no se extinguieron mas sí fueron totalmente desarticuladas y vaciadas dy también recursos. Es como si estuviesen matando a Zumbi de nuevo”, dice. Mas la titularidad de la tierra les permite algo muy importante, un lugar para vivir y sentir pertenencia, por eso los quilombos luchan por esty también reconocimiento.

“En el quilombo dondy también vivo, aunque existe vulnerabilidad social, todos tenemos casa y si alguien no la tiene no necesita adquirir el terreno, cada familia puedy también plantar en cualquier lugar quy también no esté en uso, además de esto la comunidad te acoge, es un lugar para vivir, un lugar para llamarlo tuyo”, cuenta Iane. “Para las comunidades no hay dinero suficiente que paguy también la tierra en la quy también vivieron sus antepasados, sólo hay que garantizar quy también otras generaciones puedan vivir ahí y aprendan las historias de resistencia dy también sus antepasados de la manera más cotidiana, como siempry también sy también hizo”.

Ver más: Qual Planeta Mais Distante Do Sol, Sistema Solar

muy frecuentemente la memoria se queda en una imagen, una forma de cultivar la tierra, el río dondy también las mujeres lavaban la ropa, esa comida dy también la quy también conversa Edna, el recuerdo del padre de Iane haciendo capoeira, el batuque dy también los gurutubanos, los rezos y esas palabras que fueron arrancadas de África y que significaron resistencia. Dándara y Zumbi, de esta forma como muchos otros, todavía caminan por las tierras dy también los quilombolas.


Categorias:
Últimas notícias:

MST ocupa e paralisa Samarco pelos 6 anos dy también impunidade do crime em Mariana


Missa Afro y también Abraço denunciam devastação do Rodoanel, o “Rodominério”, em Santa Luzia, no Cemitério dos Escravizados, na região dy también Pinhões, Vale do Rio das Velhas, MG