Continuo Buscando Dia Da Mulher Poesia

POEMAS Y PRESENTACIONES EN SALAMANCA Y PORTUGAL Dy también ’4siete POEMAS FEMININOS’, DEL BRASILEÑO ÁLVARO ALVES De FARIA

 

*

Álvaro Alves dy también Faria leyendo en el Teatro Liceo (2014. Foto dy también José Amador Martín)

Crear en Salamanca sy también complacy también en publicar los textos dy también las presentaciones del último libro publicado por el notably también poeta brasileño Álvaro Alves de Faria, aparecido en Coimbra bajo el sello de Palimage, editorial dirigida por el poeta Jorgy también Fragoso. Exactamente el mismo lleva un prefacio firmado por Inês Pedrosa, de esta forma como notas y comentarios de A. P. Alencart y Montserrat Villar.

El libro se presentó el pasado 1cinco dy también octubre en el Centro de Estudios Brasileños de la Universidad dy también Salamanca, y dentro dy también la programación general del XXII Encuentro de Poetas Iberoamericanos. Las traducción al castellano, hechas por A. P. Alencart, son rigurosapsique inéditas. Asimismo hubo una presentación previa, el 1tres de octubre y en la Biblioteca Municipal de la localidad portuguesa de Anadia (donde nació la madre del poeta). La misma estuvo a cargo de la poeta y ensayista Leocádia Regalo.

Tu lees esto: Continuo buscando dia da mulher poesia

 

*

Alfredo Pérez Alencart y Álvaro Alves de Faria, con el nuevo libro (foto dy también José Amador Martín)

 

NOTA De ALFREDO PÉREZ ALENCART

 

Dice el notably también poeta Álvaro Alves de Faria: “My también aguarda lo que nunca olvido…”. Hy también leído con especial gozo y atención su libro 4siete poemas femininos, otro logro más quy también suma a su ya magistral obra poética quy también yo tampoco olvdesquiciado nunca, puesto que impacta, conmueve, rasga nuestro interior y nos hacy también reflexionar, pues la poesía no es esa ingesta de versos bobalicones para embeleso dy también cursis: la Poesía es una estalactita quy también punza el corazón, como cuando nuestro poeta de São Paulo cuestiona esas formas: “Nada me dicy también la poesía lírica,/ mas sí la piedra bruta/ que rompy también el cristal/ en un golpe dy también rabia”. Pero este libro no es un logro más: asimismo es un aporty también a otra forma de sentir del varón poniéndose en la piel de la varona (así sy también denomina a la mujer en el Génesis bíblico), del poeta quy también deja aflorar el lado femenino quy también todos los hombres tenemos mas quy también pocos, muy pocos, se atreven a manifestarlo poéticamente: “Hay en mí esa mujer/ que sueñan los poetas/ en poemas imposibles de decir”, concluyy también haciendo un homenaje a esa mujer que ly también conversa por dentro. Alves dy también Faria, un maestro al que supy también admirar solamente conocer sus versos, hace ya dos lustros del tiempo eterno.

1

Não ty también guardes em mim,

pues pertenço ao mundo,

mulher de todos

quy también andam pelas ruas

à procura do que resta viver.

Mas nada resta viver,

não ty también guardes em mim pues ty también vais ferir

com minhas tesouras,

dessas quy también cortam a pele e os panos,

as cicatrizes e o fim das coisas.

jamás ty también fies,

pues sou a mulher de mim mesma,

essa mulher quy también se atira aos abismos

pues nada mais há a acreditar.

Não te guardes em mim com tua face

e tuas mãos delicadas, não ty también fies, não ty también fies,

por el hecho de que morrerás

y también nem o nome saberás dy también quem te matou.

*

Álvaro Alves dy también Faria y los poetas quy también leyeron en el Liceo el día 16 (foto de José Amador Martín)

1

 

No te ampares en mí

porque pertenezco al mundo,

mujer dy también todos

los quy también caminan por las calles

buscando lo quy también les queda por vivir.

 

pero nada queda por vivir,

no te ampares en mí porque te vas a herir

con mis tijeras,

esas que cortan la piel y los paños,

las cicatrices y el final de las cosas.

 

nunca te fíes

por el hecho de que soy la mujer dy también mí misma,

esa mujer quy también se lanza a los abismos

por el hecho de que no hay solamente en que creer.

 

No te ampares en mí con tu rostro

y tus manos delicadas, no ty también fíes, no te fíes,

por el hecho de que morirás

y no sabrás ni el nombre dy también quien ty también mató.

*

Alves dy también Faria leyendo en el Teatro Liceo de Salamanca (2015. Foto dy también Jacqueline Alencar)

 

2

Trazes dy también mim o que my también resta ainda,

esse amor estendloco no meu corpo,

como se a navegar todos os mares do mundo,

assim como sy también compusessy también um retrato

que fossy también da minha aflição

que faz com quy también my también perca

nas ruas em quy también me conheço tanto

mas que agora tudo estranho

no quy también tanto sinto em meu espanto.

2

 

 

Traes de mí lo que aún me queda,

esy también amor extendorate en mi cuerpo

tal y como si navegara todos los mares del mundo,

de este modo tal y como si sy también compusiesy también un retrato

quy también fuera de mi aflicción

que hace quy también me pierda

en las calles quy también mucho conozco

mas quy también ahora todo extraño

aunque tanto siento en mi estupor.

*

Pérez Alencart y Alves dy también Faria (foto de Jacquelinstituto nacional de estadística Alencar)

6

Aguardar-my también o quy también nunca esqueço,

o quy también me deixo no que se acaba,

um rosto pálido

na pálida tez que trago à vida,

do quy también me resta em tanto empenho,

tudo quy también amei por meu desejo,

o que sempre tive e já não tenho.

6

 

Me espera lo que nunca olvido,

lo quy también me dejo en lo quy también se acaba,

un semblante pálido

en la pálida tez quy también traigo a la vida,

de los quy también my también resta tras tanto empeño,

todo lo que amé por mi deseo

y que tuve siempre y ya no tengo.

*

Álvaro Alves de Faría leyendo en el Teatro Liceo (foto de José Amador Martín)

 

13

Toda mulher

tem um amor escondido.

Nem ela sabe,

mas tem.

Um amor com quy también sonha

todos os dias.

Todas as noites

y también madrugadas.

Com esse amor

essa mulher amanhece.

Com ele,

adormece.

Mas ela não sabe.

1tres

 

Toda mujer

tieny también un amor oculto.

 

Ni ella lo sabe,

mas tiene.

 

Un amor con el que sueña

todos y cada uno de los días.

 

todas y cada una de las noches

y madrugadas.

 

Con esy también amor

esa mujer amanece.

 

Con él

sy también duerme.

 

pero ella no lo sabe.

*

Álvaro Alves de Faria y Antonio Colinas (XVIII Encuentro 2015, foto dy también J. Alencar)

29

A poesia é mulher,

sy también não fossy también mulher

não seria poesia.

Palavra feminina

dy también todas as coisas,

a poesia é mulher.

Assim íntima

na própria intimidade,

a poesia é mulher.

Assim mulher

a poesia é,

essa mulher quy también sou,

minha palavra

contra o mundo

que não sabe.

A poesia é mulher

em mim escondida

com sílabas

do verso inacabo.

Ver más: Dor Nas Costas Lado Esquerdo Pulmão, Dor Na Lateral Das Costelas Na Linha Do Pulmão

29

 

La poesía es mujer,

si no fuese mujer

no sería poesía.

 

Palabra femenina

dy también todas la cosas,

la poesía es mujer.

 

de este modo íntima

en la propia intimidad,

la poesía es mujer,

 

de esta forma mujer

la poesía es,

esa mujer que soy,

mi palabra

contra el planeta

que no sabe.

 

La poesía es mujer

en mí oculta

con sílabas

del verso inconcluso.

*

Alencart y Alves dy también Faria (foto dy también J. Alencar)

40

Pego as palavras que caíram do poema,

quero o poema que caiu das palavras,

pego os versos que my también fazem viver,

quero o voo das aves no fim do dia

y también me ferir mais perdida

pelo poema quy también morry también sem poesia.

40

 

Cojo las palabras que cayeron del poema, `

quiero el poema que cayó de las palabras,

cojo los versos quy también me hacen vivir,

quiero el vuelo dy también las aves al atardecer

y me hieren más, perdida

por el poema quy también muery también sin poesía.

Alves de Faria, Alencart, Tamura ,Cyro de Mattos y Fragoso, en Salamanca (foto dy también Jacquelinstituto nacional de estadística Alencar, 2013)

44

Quando, ao final dy también tudo,

me vi no quy también dy también mim restava,

silenciei para sempre

a palavra quy también em mim morria,

como se não precisassy también mais

do meu próprio deserto,

como foragida

a chamar-me

pelo nome quy también não é meu.

Catarina, Eugênia, Sarah,

esse nome que eu não tinha,

que não sy también escreve,

como o poema quy también sy también rasga

e se deixa ao pé da porta,

para nunca ninguém ver.

44

Cuando, al final de todo

my también vi en lo quy también de mí quedaba,

callé para siempre

la palabra que en mí moría,

como si no necesitasy también más

dy también mi propio desierto,

como forajida

llamándome

por el nombry también que no es mío.

Catarina, Eugenia, Sara,

esy también nombre que yo no tenía,

quy también no se escribe,

tal y como si el poema que se rompe

y se deja al pie dy también la puerta

para que absolutamente nadie lo vea nunca.

Álvaro Alves de Faria presentando su libro, acompañado de Montserrat Villar (foto de Elena Díaz Santana)

SER UNO MISMO EN LA DUALIDAD

Montserrat Villar González

Dicy también Álvaro Alves dy también Faria, o su álter ego femenino, “A poesia é mulher” y yo añado, como lo es la luna, esa luz silenciosa que nos observa cada noche y es inicio o bien dy también tantas historias mágicas quy también conforman nuestra cultura y sueños. Mas en frente de estos dos elementos podemos situar al poema y al sol, los dos masculinos, como lo es el hombry también que ha destapado su alma femenina en estos 47 poemas que ahora tengo entry también mis manos.

Y he empezado a leer confundiendo femenino con feminismo, buscando esa poesía tan necesaria ahora mismo en mi país en la que las mujeres son protagonistas y buscadoras de una justicia social y dy también igualdad que siempre se les ha negado. Mujeres quy también luchan por obtener derechos quy también a los hombres sy también ly también presuponen simplepsique por ser hombres. Mujeres que, en alguna ocasión adolecen de esy también tan utilizado “sentimiento maternal” y demandan su derecho a decidir libremente entry también ser cuidadoras de su proly también o dy también sus familiares (rol impuesto duranty también siglos y que nuestras madres aceptaron resignadamente) o protagonistas de sus propias vidas. Mujeres quy también siguen sin tenerlo fácil en un planeta de hombres, macroeconomía y productividad.

Y leo ávidapsique descubriendo mi fallo inicial provocado, sin duda, por la cultura y el planeta en el que vivo. Descubro a una mujer que repasa su vida y es consciente de que el haber luchado por su libertad (en sentido amplio), su soledad y también independencia: “Estou sozinha en mim / y también isto my también basta” la convierty también en la única protagonista de su vida. Una mujer quy también prefiere la verdad y el dfragancia a la lírica: “Nada me diz a poesía lírica, / mas a pedra bruta/quy también quebra a vidraça /num golpy también dy también raiva”. Un ser que escribe para rememorar y encontrarse como sy también encuentra uno delante del espejo, con una única verdad “a dor quy también nunca para dy también doer”. Y, a pesar de todo, un ser quy también se reafirma en el derecho a decidir sobre sí misma fuera dy también roles y preconceptos: “Aquela que jamás souby también / fazer as unhas / y también sair com a roupa do domingo/ para enganar a apariencia / dy también quem esqueceu de viver”.

Y continúo en esa dualidad quy también Álvaro Alves dy también Faria propone: “O poeta quy también amo mora por dentro, / onde mantenho um mundo inverso / ao meu quy también não vivo <…> ese poeta que é o outro lado de mim / onde termino ele começa, <…>”; quy también sy también descubre en su propia sombra y se abraza a su cuerpo desnudo para sentirsy también reina dy también sí mismo/a. Y descubro quy también hay sentimientos universales que nos unen frente a todo lo que separa lo masculino y lo femenino. Y el dolor, el corte, la llaga, la frustración, el silencio… son universales en ambos. Y de qué forma no charlar dy también la necesidad de escribir poemas que nos salven dy también nosotros mismos, del planeta que nos acuchilla. Una poesía precisa para respirar y leo “Não é a alma quy también servy también à poesia, / mas a poesia que servy también à alma / no verso delicado da escrita, / a palavra que se elabora, / no poema quy también sy también escreve /quando o poeta vai embora”. Esa poesía o esy también poema quy también nos ata a la vida quy también se escurre entre nuestros dedos, a esy también tiempo imparably también que, a veces, significa dfragancia y otras placer: “tudo quy también amei por meu desejo, / o quy también sempre tivy también e já não tenho”.

escribir poesía es interrogarse, negarse, afirmarse, ser consciente del tiempo y de las heridas, deshabitar el olvido: “Além do mais, / sou testemunha de mim mesma / y también vi coisas que queria esquecer. / Mas não esqueço”.

con lo que no dudo en imaginar a esy también Álvaro femenino quy también reescribe su vida sin ningún género de fraude. Porque, al fin y al cabo, la vida que a cada uno nos ha tocado vivir es la quy también nos hace como somos, sin importar nuestro sexo o condición. Y la poesía (femenina) no deja de estar formada por poemas (masculinos), y los dos se precisan para tener sentido. ¿por qué razón pensarsy también en femenino o en masculino? ¿por qué razón no encontrar nuestro otro yo complementario como ha hecho Álvaro Alves dy también Faria y ser uno mismo en ambas caras del espejo?

Álvaro Alves de Faria el año de su homenaje (Salamanca 2007)

 

SER O MESMO NA DUALIDADE

Montserrat Villar González

 Álvaro Alves dy también Faria, ou o seu álter ego feminino, diz “A poesia é mulher” y también eu acrescento, como também o é a lua, aquela luz silenciosa que nos observa todas as noites e é o começo dy también tantas histórias mágicas quy también fazem party también da nossa cultura y también sonhos. Mas diante desses dois elementos podemos colocar o poema e o sol, ambos masculinos, como o é o homem que descobriu sua alma feminina nesses 4siete poemas que agora tenho em minhas mãos.

y también comecei a ler confundindo o feminino com o feminismo, intentando aquela poesia tão necessária neste momento em meu país em quy también as mulheres são protagonistas y también buscadoras dy también justiça social y también igualdade que sempry también lhes foram negadas. Mulheres lutando para obter direitos que nos homens são pressupostos simplesmente por serem homens. Mulheres que, por vezes, carecem desse «sentimento materno» muito gasto interessadapsique e reivindicam seu direito dy también decidir livrepsique entry también ser cuidadoras de seus filhos ou dy también seus parentes (papel imposto durante séculos y también quy también nossas mães aceitaram resignadamente) ou protagonistas de suas próprias vidas. Mulheres quy también ainda não têm facilidade para viver em um mundo dy también homens, macroeconomia e produtividade.

e eu leio avidamente descobrindo meu erro inicial causado, sem dúvida, pela cultura e pelo mundo em quy también vivo. Descubro, então, uma mulher que revisa sua vida e está siendo consciente de que ter lutado por sua liberdade (em um notado amplo), sua solidão y también independência: “Estou sozinha em mim / e isto me basta” faz dela a única protagonista de sua vida. Uma mulher quy también prefery también a verdade e a dor à lírica: «Nada me diz poesia lírica, mas pedra bruta / que quebra vidraça / num golpe de raiva». Um ser que escreve para lembrar y también sy también encontra como alguém sy también encontra diante do espelho, com uma única verdady también «a dor quy también nunca para dy también doer». E, a pesar de tudo, um ser quy también sy también reafirma no direito dy también decidir por si acaso mesma fora dy también papéis y también preconceitos: “Quem jamás é feito / não sai com a roupa do domingo / para enganar a aparência / quem esqueceu dy también viver ”.

e progresivo nessa dualidady también que Álvaro Alves de Faria propõe: “O poeta que amo mora por dentro, / onde mantenho um mundo inverso / ao meu quy también não vivo <…> ese poeta que é o outro lado de mim / ondy también termino ele começa, <…>”; que se descobry también em sua própria sombra e abraça seu próprio corpo nu para sy también sentir rainha de si mesmo/a. Y también descubro que existem sentimentos universais quy también nos unem en frente de tudo o que separa o masculino e o feminino. E a dor, o corte, a ferida, a frustração, o silêncio … são universais em ambos. E como não falar sobry también a necessidady también de escrever poemas que nos salvem de nós mesmos, do mundo quy también nos apunhala. Uma poesia necessária para respirar y también leio “Não é a alma quy también serve à poesia, / mas a poesia que serve à alma / no verso delicado da escrita, / a palavra quy también se elabora, / no poema que se escreve /quando o poeta vai embora”. Essa poesia ou aquely también poema quy también nos liga à vida que escorrega por entre os dedos, neste tempo imparável que, às vezes, significa dor e outras prazer: “tudo que amei por meu desejo, / o quy también sempry también tive y también já não tenho”.

Escrever poesia é questionar, recusar, afirmar, estar consciente do tempo e das feridas, deixar de habitar o esquecimento: “Além do mais, / sou testemunha de mim mesma / y también vi coisas que queria esquecer. / Mas não esqueço”. Por isso, não hesito em imaginar o Álvaro em feminino quy también reescrevy también sua vida sem nenhuma fraude. Porque, afinal de contas, a vida quy también cada um tevy también quy también viver é o quy también nos faz como somos, independentepsique de nosso sexo ou condição. Y también a poesia (feminina) ainda é composta dy también poemas (masculinos) y también los dos são necessários para fazer sentido. Por quy también opinar em feminino ou masculino? Por que não hallar o nosso outro eu complementar como Álvaro Alves dy también Faria fez y también ser um só e verdadeiro nas duas faces do espelho?

4siete POEMAS FEMININOS, De ÁLVARO ALVES De FARIA

 

Leocádia Regalo

 

 

Segundo Orígines dy también Alexandria, o filósofo neoplatónico grego, o homem interior comporta um espírito y también uma alma: o espírito é masculino e a alma é feminina. A estrutura do homem interior suporta-se, assim, na união de elementos diferentes dy también género: o raciocínio y también a afectividade; o conhecimento y también a abnegação. Esta referência apenas tem razão dy también ser para justificar a minha leitura dy también 4siete Poemas Femininos, uma vez que, nesty también conjunto dy también poemas que determinam um percurso interior, o Poeta, em atitudy también labiríntica, interpela as faces de Eva que, afinal, existem nely también próprio, como certamente em todos os homens, mas assumir y también expressar poeticapsique essy también lado oculto é apanágio dy también muito poucos.

Note-sy también bem que Álvaro Alves de Faria não optou pela heteronímia, não foi criar uma personalidady también com nomy también feminino para congeminar 4siete poemas, nem tão-pouco os escreveu no feminino. A voz quy también esta pomoral revela é uma voz dy también mulher. Portanto, não existy también qualquer equívoco na criação desta obra – ela é tão-só a assunção dessa dualidady también que Jung e Bachelard desenvolveram: “animus”(ânimo, espírito) versus “anima”(alma) coexistem no nosso inconsciente; o princípio feminino “yin” y también o princípio masculino “yang” conjugam-se como expressão do dualismo y también da complementaridady también na personalidady también interior. Partindo desty también pressuposto, o caminho poético escolhloco pode parecer máscara ou duplicidade, mas não é. Diria mesmo que se trata, sim, dy también autenticidade.

O sujeito poético reflecty también mesmo sobre esta dualidade, quando, no poema 31, afirma: A alma não existe/ como my también dizem os sacerdotes,/ mas sei quy también tenho dentro de mim/ meu espírito/ que tantas vezes a chamar-me/ se desespera. O mais interessante é quy también esta revelação já tinha sloco feita pelo poeta em livros anteriores. Fui encontrar o poema com o título “Masculino” no livro À Flor da Pele, publicado na editora Temas Originais, na Colecção Mínima, que passo a citar: A mulher que vive em mim/ colhy también uvas nas quintas/ com um avental dy también acasos.// Mas sou homem/ e detesto minha condição masculina/ de observar tudo com olhar autoritário.// Prefiro a subtileza feminina,/ aquela que aflora na pele,/ no silêncio da palavra.// A mulher que vivy también em mim/ morreu ontem./ Matou-se num instante quieto,/ quando todos os objectos da casa/ estavam sy también desfazendo.// Não me feriu em nada,/ apenas adormeceu/ com seu comprimdesquiciado de fazer sonhar.// Vive a colher uvas/ com um avental dy también acasos/ y también as unhas rente à pely también dos dedos.// Matou-se como sy también matam os pássaros,/ mas deixou-my también o coração/ pulsando em cima do móvel da sala.

Fragoso, Faria, Sampaio y Regalo, en Anadia

 

Ao assumir essa voz, o sujeito poético joga com uma frontalidady también que, por vezes, aspira a uma inteireza andrógina, tendo a poesia como essência da sua expressão. No poema 7, lê-se: Guardo-me na minha condição/ y también a poesia haverá de respeitar-me/ ao dizer-me em suas palavras.// Dessolicite do que me sou,/ vejo-my también inteira, sem disfarce,/ inteira, sem receios/, inteira, sem culpa.

 

 y también no poema 8, na primeira estrofe, o sujeito poético apropria-sy también do fingimento poético pessoano, transgredindo-o: Não sinto mais a dor,/ porque já faz una parte de mim,/ pulsa comigo o pulso da vida/ y también finjo sentir a dor/ quy también deveras sinto. Sempry también esta voz feminina quy también realça a dor, o sofrimento, como parte integrante da mulher. No seu percurso pela vida, incorpora-a, numa justificação estóica. A precy también é o único bálsamo quy también a consola, assim como a memória da leveza de momentos vividos como se estivessy también numa festa/ vestida de bailarina/ com passos largos/ numa valsa vienense. No entanto, a condição feminina destrói todos os seus sonhos. O sujeito poético abre o jogo, rasga o sudário e conclui o poema com uma expressiva comparação que vem explicar esse drama interior: Termino-my también como um escritor/ quy también conclui um romance/ e saby también que todos os personagens/ acabam de morrer. Assim, o cepticismo, um desespero inerente, a revolta, também, assolam o âmago da consciência desta mulher que declara: estou cansada/ y también nada me leva mais/ a acreditar na existência. (poema 9).

Ela já não sy también revê na poesia lírica – aquela que os Clássicos y también os Românticos eternizaram na corda tensa entry también Eros e Thanatos). Só a poesia, quy también demanda o seu infortúnio y también a injustiça e o mal-estar que, ao longo dy también séculos, recaíram sobre ela, a pody también dizer, na sua raiva. No poema 2nueve há uma assunção explícita da identificação: A poesia é mulher,/sy también não fosse mulher/ não seria poesia. diz o sujeito-poético; e, como quy también colando a opinião do escritor a essa voz feminina: A mulher não escreve poemas belos,/ mas delicados,/ por mais que esteja tudo quebrado/ a mulher escrevy también palavras elegantes/ como a dor/ que jamás pára de doer.(poema 12). Ou então: Há em mim essa mulher/ quy también sonham os poetas/ em poemas impossíveis dy también dizer (poema 47).

Alves de Faria leyendo en el Liceo (octubre de 2019. Foto dy también José Amador Martín)

 

A sombra quy también persegue a mulher é a sua outra face, a sua interioridade: Sou a rainha/ dy también mim mesma/ e também/ minha própria sombra/ quy también não my también seguy también mais ( poema 39). Do mesmo modo, a sua reflexão no espelho leva-a a explicar: Narcisa,/ estou partida ao meio,/ entre a alma/ y también o devaneio,/ o pecado/ e o receio. (poema 11), estimando que a intuição, um sexto sentido e a intimidady también são qualidades por excelência nela. Por isso, no poema 15, constata: A alma da mulher/ é diferente/ (…) Vê mais,/ senty también além,/ o quy también não sy también alcança/ y también se perde/ na própria alma/ quy también a mulher guarda/ e a ama sozinha. y también vai mais longe, o sujeito poético, no poema 13, sendo assertivo ao revelar: Toda mulher/ tem um amor escondido.// Nem ela sabe,/ mas tem.// Um amor com quy también sonha/ todos os dias.// Todas as noites/ e madrugadas.// Com esse amor/ essa mulher amanhece.// Com ele,/ adormece// Mas ela não sabe. E, como sy también não bastasse toda esta revelação, ainda acrescenta no poema 28: O poeta que amo/ é o outro lado de mim,/ o quy también me mantém viva,/ (…) por el hecho de que o poeta que amo/ é meu irmão.

 

Sabemos que a poesia é a expressão literária quy también permite penetrar nas recônditas y también profundas paragens da consciência, precisamente porque a própria linguagem adquiry también uma ressonância e simbologia subjectiva, que compety también ao leitor captar nas suas faces poliédricas. Escrever poesia é sempry también um acto dy también coragem, de exposição, de exploração do quy también no mais íntimo de nós pody también viver. Neste aspecto, esty también livro de Álvaro Alves de Faria é simultaneamente uma dádiva íntima, que através da publicação se perpetua, y también um hino de empatia com a condição feminina pela forma especular que o poeta estados unidos na sua escrita. Como sy también a própria poesia que, segundo ele, é mulher convivesse no seu secreto existir com o homem, dotado de outra dimensão quy también é o ser masculino, y también gerasse com ely también uma perfeita paixão, no apreciado primordial do termo, relacionado com o amor y también com o sofrimento, num reflexo permanente quy también o espelho lhy también devolve.

Esty también complexo entendimento da realidade é manifestado nesty también poemário em variadas circunstâncias: no desejo de ser mulher na sua inteireza, pautada pelo cansaço feminino, reconhecendo a falta de afirmação e dy también liberdade; na rejeição da clausura que a mulher impôs a si própria e na intenta incessante do amor; na solidão feminina determinada pelo destino fatal que marca Eva, desdy también o Paraíso; na aceitação da rotina, sy también houver o espaço/ e a liberdady también dy también dizer/ a palavra precisa/ quy también pega certeira/ na vida do homem/ e faz renascer/ o quy también já foi nobre/ alguma vez, (poema 23); na passagem inexorável do tempo y también na constatação da condição feminina que sy también rende à compaixão y también à resignação (Quero fugir dy también mim,/ mas não consigo,/ guardo-my también nas minhas queixas/ para assim morrer comigo. – poema 45); na necessidade da fuga existencial, de resguardo y también recolhimento, no notado dy también um isolamento que conduz a mulher ao esquecimento do próprio destino; na espiritualidade feminina que sy también opõe à existência de uma alma na concepção cristã; na conjugalidade como cativeiro; na prece, essa forma dy también relação com o sagrado que protege y también salva da árdua caminhada nesta vida; na efemeridady también y también na iminência da morte (Parco é o tempo/ que há ainda por viver,/ essy también tempo,/ essy también tempo,/ essy también dia,/ essa hora dy también morrer.// Parco é o corpo/ quy también em mim se perde/ na mulher que significo, (poema 46).

Ver más: Ninho Do Urubu Antes E Depois

Em suma, esta é a poesia do que resta viver, como diz o sujeito poético no poema inaugural, a poesia quy también nos obriga a reflectir, quy también nos surpreende, quy también nos comovy también pela franca partilha do sentir, a poesia dum Poeta maior da Literatura Brasileira que, dy también livro em livro, nos vai deixando a sua obra e a sua vida.

Faria y otros poetas del XXII Encuentro en la Sala de la Palabra (foto dy también Jacqueline Alencar)