Mundial de clubes futebol feminino 2019

Bienvenidos a Radio Ambulante, desdy también scriedespretine.com. Soy Daniel Alarcón. La historia dy también el día de hoy comienza en el mes de junio del año pasado, duranty también el Mundial dy también Fútbol Femenino 2019.

Tu lees esto: Mundial de clubes futebol feminino 2019

Fuy también un mundial que marcó un antes y después en el fútbol femenino, especialmente en Brasil. Hubo más publicidad que nunca y asimismo ocurrió algo que no es muy frecuenty también en esy también país: la genty también se reunió en los bares para ver los partidos con sus amigos. Es algo común para el mundial masculino, obviamente. Mas ese nivel dy también entusiasmo por la copa dy también las mujeres, eso no había pasado antes, por lo menos no de una manera tan masiva.

Hasta los vendedores ambulantes comenzaron a vender la camiseta dy también Marta Vieira da Silva la capitana de la selección. Era la primera vez quy también su camiseta estaba a la venta al lado dy también las superestrellas del fútbol masculino, camisetas como las dy también Neymar y Dani Alves o Pelé, por ejemplo.

Una de las reporteras dy también esta historia —la periodista brasileña Cláudia Jardim— sy también acercó a un vendedor itinerante dy también São Paulo. Quería medir el entusiasmo por el mundial y le pareció que una buena manera de hacerlo era mediante las ventas dy también los Panini, los tradicionales álbumes dy también calcomanías dy también jugadores profesionales, pero en esta ocasión deseaba saber cómo le había desquiciado a las jugadoras de la selección nacional.

CLÁUDIA JARDIM: Oi, tudo bem? Tem álbum dy también figurinha da seleção feminina?

ALARCÓN: Y lo quy también encontró la dejó sorprendida.

VENDEDOR: Chegou, chegou, vendeu bem, ai esses dia a Panini recolheu tudo.

JARDIM: Mas como é quy también foi, assim? Quantas figurinhas você vendia por dia?

VENDEDOR: Uma média dy también cem figurinhas por dia.

ALARCÓN: El vendedor ly también dijo que las ventas fueron buenas, en torno a 100 bultos de calcomanías al día.

VENDEDOR: Foi uma média boa para ser futebol feminino.

ALARCÓN: mas no pudo evitar incorporar que es un buen promedio, si sy también tiene en cuenta que sy también trata dy también la selección femenina.

Y entonces Cláudia le preguntó cuál Panini vendía más, el del equipo masculino, que estaba jugando la Copa América, o el de la selección femenina. Ambos torneos estaban pasando al mismo tiempo.

VENDEDOR: Então... As duas tava (sic) meio empatada, mas tinha as vezes que a feminina ganhava. Vendia mais no dia do que a Copa América.

ALARCÓN: El vendedor le dijo quy también hubo días que vendió más Paninis dy también la selección femenina que de la masculina.

VENDEDOR: Ah, my también surpreendi né? Por ser futebol feminino a genty también acha que é uma coisa assim quy también ninguém liga, mas...

ALARCÓN: El propio vendedor se sorprendió cuando hizo los cálculos. El álbum dy también las jugadoras fue un éxito de ventas a pesar de que la selección brasileña no llegó tan lejos. Perdió el partdesquiciado de octavos contra Francia, el país anfitrión del Mundial.

Brasil jamás ha ganado un Mundial femenino. Y la gran ilusión de Marta, la capitana y figura principal del equipo, era que esta vez finalmente lo lograrían. Luego del partdesquiciado con Francia, ya eliminadas las brasileñas, los periodistas y las cámaras de tv se le acercaron. Sy también le veía muy afectada.

MARTA VIEIRA DA SILVA: É, lógico quy también emociona, o momento é muito emocionante. Eu queria estar sorrindo aqui ou até chorando de alegria.

ALARCÓN: Marta no pudo contener las lágrimas. Dijo quy también hubiese preferido estar sonriendo o llorando dy también alegría. Y la entrevista se convirtió en un desahogo.

VIEIRA DA SILVA: e o futebol feminino dependy también de vocês para sobreviver. Então pense nisso, valorizy también mais. Chore no começo para sorrir no fim.

ALARCÓN: Marta le solicitó a las nuevas generaciones de jugadoras brasileñas quy también luchen más, quy también ella está llegando al fin de su carrera y quy también el futuro del fútbol dy también mujeres depende dy también ellas.

Este clip se hizo viral y sy también comentó mucho en las redes sociales porque charla dy también algo quy también es muy importante: los inconvenientes quy también enfrentan las mujeres quy también quieren jugar fútbol.

Hay miles de pequeñas en Brasil que quieren ser la próxima Marta y muchas se enfrentan a los mismos obstáculos quy también ella encontró cuando inició a jugar profesionalmente, hacy también veinte años.

En el episodio dy también el día de hoy vamos a seguir a una dy también esas jugadoras. Irene Caselli y Cláudia Jardim son las reporteras que nos traen la historia. Desde el estado dy también São Paulo, esta es Cláudia.

JARDIM: A primera vista, la habitación dy también Laura Pigatin sy también parecy también a la de muchas niñas de 16 años en Brasil. Sobre su cama, un oso dy también peluche con un corazón colorado en el pecho. En las paredes de cfragancia rosado sy también vy también un afiche de Cristiano Ronaldo.

En un rincón está el escritorio, muy organizado, y sobry también el escritorio...

LAURA PIGATIN: Aqui tenho as minhas medalhas...

JARDIM: En una repisa muy cuidada...

LAURA PIGATIN: ...têm várias quy también são especiais para mim, mas têm algumas quy también são muito especiais...

JARDIM: Esta es Laura y nos está mostrando las docenas de medallas y trofeos que ha ganado en campeonatos locales de fútbol. Dicy también quy también son muy especiales para ella.

Laura vivy también con su familia en São Carlos, una ciudad de más de 250.000 habitantes quy también queda a tres horas dy también São Paulo.

São Carlos está a medio camino entre el ámbito y la ciudad, y gira cerca de la Universidad Federal quy también tieny también su sedy también allí. Existen muchos estudiantes, vienen de todo Brasil y de otras partes del mundo.

La vida social sy también limita a los centros comerciales y a pesar de ser una ciudad llena dy también jóvenes, hay una sensación dy también quy también allí no pasa nada.

ANDREA PIGATIN: Moramos numa cidade pacata.

JARDIM: Esta es Andrea, la mamá de Laura.

A. PIGATIN: Na qual não tem, não tem muita diversão, não tem muita coisa para se fazer, nos finais dy también semana a genty también se encontra com os amigos. Nos reunimos, ora....

JARDIM: Describe São Carlos como una urbe tranquila, dondy también no existen muchas opciones dy también entretenimiento auna parte de juntarse con los amigos.

A. PIGATIN: e atrás do futebol da Laura, né? que é uma grande...

JARDIM: salvo por el fútbol. El fútbol quy también juega Laura sy también vuelve en una gran diversión para toda la familia, dice Andrea. Además, el fútbol es el pretexto para reunir a las familias, a los amigos. Sy también encuentran todos en casa de gente famosa para poder ver algún partorate en la tely también o van en conjunto a ver jugar a los equipos locales.

Para los Pigatin, esa es la gran rutina familiar. A Lauro, el papá, siempre ly también ha gustado el fútbol y Laura creció viendo partidos en la tele con él y con su hermano mayor.

De pequeñita, Laura sy también quedaba algunas horas en la casa dy también sus abuelos maternos y allá también estaba rodeada por el fútbol. Su abuelo le regalaba camisetas, gorras y todo cuanto tuviese el símbolo de São Paulo, su equipo favorito. Para esy también entonces, Laura decía que era hincha del equipo dy también su abuelo, hasta que...

LAURA PIGATIN: Daí, estava jogando acho quy también o São Paulo y también o santos e o santos goleou o São Paulo, né? Era época do Neymar, do Robinho, do Ganso...

JARDIM: Laura recuerda el día en que Santos, el equipo dy también su papá y dy también su hermano, le metió una goleada al São Paulo, el equipo del abuelo y el suyo hasta ese momento.

(SOUNDBITe De ARCHIVO)

LOCUTOR: Contraataquy también do Santos. Robinho! Dy también letra!

JARDIM: En la cancha estaban estrellas como Neymar y Robinho jugando. Y no fue fácil aceptar su primera decepción en el fútbol.

LAURA PIGATIN: Eu estava assistindo o jogo, sentada no sofá, e o santos começou, ganhou o jogo y también eu fiquei brava, né, triste, y también acho quy también até chorei me lembro...

JARDIM: Laura se acuerda que estaba viendo el partido en el sofá y quy también sy también puso muy brava por el hecho de que santos derrotó a su equipo. Lloró, decepcionada, y tiró a la basura la ropa del club de São Paulo que su abuelo le había regalado. El santos pasó a ser su nueva pasión.

LAURA PIGATIN: Daí meu pai comprou roupa do santurrones pra mim y también eu virei santista, sou santista até hoje.

JARDIM: Su papá corrió a comprarle una camiseta dy también su nuevo equipo favorito, algo imprescindible para convertirse en un verdadero hincha de un club. Desde entonces, Laura es hincha del Santos, el equipo de Pelé.

La verdadera iniciación al fútbol llegó cuando Laura tenía cinco años. Un día, su papá fuy también a buscarla al preescolar y la maestra le contó quy también Laura era la única niña en su salón que había elegido tomar clases de fútbol en vez de ballet.

LAURA PIGATIN: Era futebol para os meninos e ballet para as meninas, só que eu não queria fazer ballet, eu sempre quis fazer futebol, né, sempry también gostei de futebol.

JARDIM: Lo “normal”, entry también comillas, era fútbol para los niños y ballet para las niñas.

LAURO PIGATIN: A genty también achou estranho y también riu né? A genty también acabou rindo, a gente achou engraçado, não estranho, a gente achou engraçado. E vamos ver o que qué vai dar isso.

JARDIM: Este es Lauro, su papá. Dice que la resolución le pareció divertida, mas no le extrañó.

En cierto sentido, Laura siempre había sdesquiciado así. Pedía quy también le regalaran juguetes asociados, normalmente, con lo quy también ly también agrada a los niños, como un disfraz dy también Superman o tractores de juguete.

Y la familia la complacía con los regalos que pedía. Andrea dice quy también nunca fuy también una de esas madres que piensa quy también las niñas solo deben jugar con muñecas, aunque también tenía algunas.

A. PIGATIN: Às vezes eu penso na Laura, quy también ela não tem boneca, mas aí eu lembro que também jamás tive boneca, né? y también meu negócio era brincar na rua, jogar bola, qualquer tipo de esporte.

JARDIM: una vez que piensa quy también Laura no tiene muchas muñecas, Andrea dicy también quy también ella tampoco las tuvo, y recuerda quy también de pequeña se la pasaba jugando en la calle, al fútbol, y haciendo todo tipo de deportes.

Y a ellos nos les importaba. Es más, les parecía bien quy también jugara fútbol. Y Andrea...

A. PIGATIN: Apoiei desdy también o começo.

JARDIM: La apoyó desde el comienzo.

A. PIGATIN: Eu achei normal ela ir, era muito bonitinha ela montava na van, toda vestidinha lá de futebol no meio dos meninos.

JARDIM: Ly también parecía normal la decisión dy también Laura y se le hacía gracioso —bonitinho— verla meterse, con el uniforme dy también fútbol a la van que la llevaba a ella y a sus compañeros a las prácticas.

Era el 2009, en el momento en que Laura comenzó a tomar clases de fútbol en la escuela y como esy también no era el juego preferido de las niñas de su edad, Laura fuy también acostumbrándosy también a tener pequeños como compañeros dy también juego.

LAURA PIGATIN: Me sentia supertranquila, sim, my también divertia, meus melhores amigos sempre foram os meninos mesmo.

JARDIM: Y le gustaba quy también sus mejores amigos fuesen niños.

Siempry también le ha fascinado todo lo que tieny también que ver con el fútbol. Jugaba mucho en el patio dy también su casa, después de la escuela...

LAURA PIGATIN: Brincava dy también futebol aqui no gramado aqui de casa. Então, acho que eu sempre fui ganhando essa a paixão já pelo futebol, desde pequena mesma. A genty también brincava de bonequinhos, sabe, de futebol, jogava videogamy también de futebol.

JARDIM: Le gustaba simular partidos de fútbol con muñequitos dy también plástico o jugar videojuegos... Dy también fútbol, claro.

una vez que Laura tenía siete años, en 2011, luego dy también tomar sus primeras clases en la escuela, un amigo dy también la familia empezó a organizar partidos dy también futsal — o sea fútbol sala—, que sy también juega con cinco jugadores por equipo, en interiores, en una cancha más pequeña, en un estilo dy también juego más rápido.

Laura era una parte de esty también equipo y seguía siendo la única niña. Y por ser la excepción, llamaba la atención del público. La mayor parte eran progenitores de otros niños, pero también venían vecinos dy también otras ciudades del estado de São Paulo donde sy también organizaban partidos amistosos.

LAURA PIGATIN: e todo mundo achava legal, né, as pessoas da cidade, ah o time lá da menina, y también o timy también ficou conhecorate como o timy también da menina. Tudo planeta ia assistir pues eu era uma atração mesmo.

JARDIM: Laura cuenta quy también el equipo pasó a ser conocdesquiciado como el “equipo de la niña” y que de pronto ella sy también transformó en una atracción en las ciudades por donde pasaba.

pero Laura quería jugar al fútbol, el regular sobry también el pasto, en la cancha grande. Mas no era tan fácil.

LAURA PIGATIN: Eu jogo numa equipe masculina pues não tem equipe feminina na minha cidade, para a minha idade. E por isso é quy también eu tenho que jogar com os meninos.

JARDIM: En su ciudad, dice, no hay equipos dy también fútbol femenino para pequeñas dy también su edad.

LAURA PIGATIN: Mas, eu sempre quis jogar assim num time feminino, né, jogar com as meninas, pues eu acho mais legal. Não quy también eu não gostava (sic) dy también jogar com os meninos, gostava, mas é legal assim jogar assim com alguém, com alguma menina, né.

JARDIM: Siempre quiso jugar en un equipo femenino, con las niñas, por el hecho de que ly también parecía más chévere. No es que no le gustaba jugar con los niños, le gustaba, mas le hubiesy también encantado jugar con alguna chica.

En Brasil no suele haber campeonatos para chicas menores de 14 años. Salvo que vivan en São Paulo o en Rio de Janeiro, ciudades grandes quy también ofrecen más opciones, las niñas no tienen dónde jugar.

con lo que a Laura solo le quedaba la opción dy también jugar futsal con otros niños.

en el momento en que tenía diez años, un entrenador fuy también a un amistoso de futsal en el quy también estaba jugando Laura.

ROGÉRIO PEREIRA: y también aí eu vi quy también tinha uma menina jogando no meio dos meninos, né.

JARDIM: Este es Rogério Pereira, el entrenador de ADESM, una asociación deportiva del sindicato de trabajadores metalúrgicos de São Paulo.

PEREIRA: Procurei saber quem era a mãy también dela y también eu convidei ela para vir.

JARDIM: Rogério dice que vio a la niña jugando entre los chicos y fuy también a charlar con Andrea, para invitar a Laura a practicar con su equipo.

A. PIGATIN: Aí eu tava sentada na arquibancada veio aquele moço dy también chapéu, de boné lá falar comigo, assim, eu até assustei no começo, nossa, mas quy también é que esse moço quer comigo né?

JARDIM: Andrea recuerda quy también estaba sentada en las gradas en el momento en que Rogério, que usaba una gorra, sy también acercó. Que se ly también acercara un ignoto le pareció raro.

A. PIGATIN: Aí ele, y también você que é a mãe dela?

JARDIM: ¿Eres la mamá dy también la niña? ¿Ella juega fútbol dy también campo?, ly también preguntó Rogério.

A. PIGATIN: Eu falei não, ela está jogando só quadra agora.

JARDIM: Para esy también entonces, Laura solo jugaba futsal.

A. PIGATIN: Leva ela lá pra treinar lá comigo, eu treino lá no sindicato?

JARDIM: Rogério le planteó quy también la llevara a adiestrar con su equipo.

LAURA PIGATIN: Daí minha mãy también achou, assim, meio estranho aquele cara my también chamando, tudo.

JARDIM: Laura dicy también quy también a su mamá ly también pareció rara aquella invitación, mas ly también pidió a su hermano mayor que la llevara a una sesión de entrenamiento.

LAURA PIGATIN: Eu fui lá. Fui lá treinar no meu primeiro dia de treino lá com os meninos...

JARDIM: Era la primera vez quy también Laura jugaba con un equipo de fútbol regular. Estaba emocionada, pero al principio no fue nada fácil.

LAURA PIGATIN: Quando cheguei lá todo planeta ficou olhando, né, assim, né, achando meio estranho no começo, ficando meio duvidando, assim.

JARDIM: Laura se acuerda quy también esy también primer día los otros niños sy también quedaron mirándola, extrañados. Era la primera vez quy también una niña entrenaba con el equipo y no sabían si realmente era capaz de jugar.

LAURA PIGATIN: Mas dentro do ámbito eles viram que eu sabia jogar sim y también acharam super-legal, né. Sempre me apoiaram, nunca houvy también nenhum tipo de preconceito por parte deles não.

JARDIM: mas apenas la vieron en acción, las cosas cambiaron. Sus compañeros la aceptaron rápidapsique —sin prejuicios— pues se dieron cuenta dy también quy también ella sí sabía jugar.

La familia de Laura vió la oportunidad de unirse a ADESM, el equipo dy también fútbol dy también niños, como una bendición quy también ly también permitiría participar en competencias oficiales organizadas por el estado.

No había competencias para niñas, entonces no les importaba quy también el equipo fuera de niños.

LAURO PIGATIN: Então foi tudo de bom para a gente a ADESM.

JARDIM: “ADESM fue lo mejor quy también nos pudo haber pasado”, dicy también Lauro, el papá.

Para Rogério, incluir a Laura en su equipo significó mucho

PEREIRA: Até pelos meninos entenderem a importância dy también ter uma menina no projeto, ter uma menina jogando futebol com eles y también até para quebrar alguns paradigmas, né.

JARDIM: por el hecho de que tener a una niña en el equipo, dice, hizo que los demás pequeños entendieran de qué manera era jugar con una niña, para romper algunos esquemas.

pero a fin de que Laura sy también pudiera integrar al equipo, tuvieron que resolver determinados temas prácticos. Pueden parecer detalles tontos, pero al instante de jugar son muy importantes. Por ejemplo: cambiarse ya antes del partido presentaba situaciones nuevas, tanto para Laura como para sus compañeros. Ella entraba primero al cambiador y, después de que Laura sy también terminaba dy también cambiar, entraban los otros chicos.

En una ocasión, Laura ya se había metorate al cambiador en el momento en que Andrea sy también acercó a la puerta. Había unos compañeros del equipo haciendo guardia. No la reconocieron como la mamá y le gritaron...

A. PIGATIN: Não tia não entra, não, a Laurinha tá aí, ela tá tomando banho.

JARDIM: Que no entrara por el hecho de que Laurinha estaba bañándose.

A. PIGATIN: ...quy también nem a mãy también podia entrar.

JARDIM: Ni la madry también podía entrar, por el hecho de que sus compañeros sy también habían puesto muy estrictos con esta regla. Y en el momento en que no había vestidores, Laura improvisaba con la ayuda dy también Andrea.

LAURA PIGATIN: Eu já tivy también muitas várias vezes que my también trocar dentro do carro, até tevy también um dia que tive quy también trocar atrás de uma árvore, minha mãe my también ajudou.

JARDIM: varias veces tuvo que cambiarsy también en el carro y una vez hasta detrás de un árbol.

verdaderamente es impresionante, por el hecho de que Laura sy también transforma en el momento en que saly también de los vestidores y entra al campo de juego. Irene —la co-reportera de esta historia— y yo hemos pasado bastante tiempo con ella, con su familia, y en general es una niña tímida, y sy también le nota.

una vez que fuimos a verla en el colegio, Laura estaba sentada en primera fila, callada, como encorvada, con los lentes puestos. Mas cuando la acompañamos a la cancha por primera vez, vimos una transformación. Con su uniformy también de fútbol puesto y el pelo agarrado en una cola de caballo, Laura sy también pony también más recta y firme. Refleja una confianza que no es evidente fuera de la cancha. Es tal y como si su verdadera personalidad saliera solo ahí —y saly también con fuerza.

LAURA PIGATIN: Lá eu fico mais à vontade, eu quero ganhar, né, sou muito competitiva, sempre quero ganhar, então dou meu máximo.

JARDIM: Dice quy también en la cancha se sienty también más a gusto, que es muy competitiva, quy también da el máximo dy también elexactamente la misma para ganar. Y eso lo comenzó a notar la gente. En el momento en que su equipo viajaba a otras ciudades, los quy también veían los partidos empezaron a sorprendersy también dy también lo bien quy también jugaba. Llamaba la atención que la única niña en un equipo dy también chicos fuera la mejor jugadora de la cancha.

Mucha genty también sy también ly también acercaba después de los partidos.

LAURA PIGATIN: Sim, várias pessoas comentavam, até nas outras cidades, y también pediam até para tirar foto comigo, falavam quy también queriam autógrafos...

JARDIM: Para solicitarle un autógrafo y tomarsy también fotografías con ella.

una vez que ly también pregunté a Laura si tenía algún ritual ya antes de cada partorate my también contestó con el lema de su equipo.

LAURA PIGATIN: Um, dois, três, oooooooô, Ferrinha!

JARDIM: Ferrinha! Como le dicen a Ferroviária, el equipo en el quy también juega desdy también el 2018. En el cuarto dy también Laura sonaba así. Pero, en el juego de verdad, suena más o menos de esta manera:

(SOUNDBITy también De PORRAS)

JARDIM: Un día, Andrea estaba en la playa con Laura, y su hija estaba haciendo unas jugadas en la arena con el balón y como era tan buena, las otras personas que estaban en la playa se comenzaron a fijar en ella. La mamá estaba viendo a Laura desdy también un quiosco en la playa y escuchó a dos hombres hablando al lado dy también ella.

A. PIGATIN: “Olha aquela menina como joga bola”, pues ela era uma atração quando a gente ia pra praia, o povo parava y también ficava olhando, né.

JARDIM: “Mira como juega esa niña”, dijo uno de ellos. Poco después, su colega respondió:

A. PIGATIN: É, pena quy también daqui a pouco ela vira homem.

JARDIM: Qué pena quy también dentro dy también poco “vai virar homem”, quy también se va a convertir en hombre.

No es un comentario inusual. Y no es solo en Brasil. Sy también oyen comentarios afines en toda américa latina y en el mundo, por supuesto. Existe una percepción bastanty también generalizada dy también que el fútbol es demasiado masculino para las mujeres. Usualmente con la insinuación dy también quy también las chicas que juegan inevitablepsique van a ser lesbianas.

No es todo el mundo, claro. Mas a Andrea ese comentario le chocó.

A. PIGATIN: De ondy también ele tirou isso, ela é uma criança ainda jogando bola. E sy también ela quiser ser homem, se ela quiser ser lésbica é a vida dela.

JARDIM: Dice quy también le pareció absurdo, que no sabía de donde aquel hombry también sacaba esas ideas. Sy también trataba de una niña jugando con la pelota. Además, no era asunto suyo, era la vida de Laura.

Laura también lo tieny también claro.

LAURA PIGATIN: Eu acho quy también não tem nada a ver, para mim, na minha opinião não tem nada a ver, cada uma escolhy también o que vem de você mesma. Cada uma escolhe o quy también quer ser, né?

JARDIM: Dice quy también una cosa no tiene quy también ver con la otra. Que cada quien deby también ser libry también para decidir lo que quiere ser.

Aunquy también los progenitores de Laura pensaban quy también comentarios como esy también eran absurdos, los prejuicios contra su hija se empezaron a convertir en una preocupación, aun duranty también los partidos.

Un día, Laura estaba jugando con los chicos en un campeonato. Su equipo estaba ganando el partorate y Laura estaba particularpsique inspirada.

LAURA PIGATIN: e uma mãe, né, acho quy también eu driblei o filho dela, sei lá, ela começou a falar nossa, lugar dy también menina é brincando dy también boneca, o quy también você está fazendo aí?

JARDIM: Laura cuenta quy también en una jugada, dribló a un niño y escuchó que desde las gradas una madry también quy también estaba en la tribuna gritaba: “¿Qué haces allí? El lugar de una niña es jugando con las muñecas”.

Ver más: Assistir The Handmaids Tale 1 Temporada S 1 Online, The Handmaids Tale (Season 4)

Andrea estaba en las gradas, viendo a su hija jugar y debió respirar profundo para contenerse.

Y Laura no se intimidó, al contrario, continuó jugando con aún más empeño. Mas la tensión subió una vez que ella hizo una jugada espectacular para esquivar a este mismo chico.

Laura avanzó hasta la portería. Con esa jugada, el niño perdió el equilibrio y cayó al piso. La mamá del chaval no lo pudo soportar y comenzó a gritar con más fuerza:

A. PIGATIN: Dá um soco na cara dessa menina.

JARDIM: Daly también un puñetazo en la cara a esta niña.

Andrea no lo podía creer.

A. PIGATIN: Onde já sy también viu uma mulher falar para um menino bater numa menina... Que sy también ela estava louca, a genty también não incentiva a agressão no esporte, não é isso.

JARDIM: Dónde se ha visto a una mujer diciéndoly también a su hijo que le pegue a una niña. Andrea dice que esa mujer estaba loca. No sy también puedy también incentivar la agresión en el deporte. No es así.

Y de ahí que decidió enfrentarla.

A. PIGATIN: Falei pra ela que ela sim tinha quy también ter ficado dentro da casa dela lavando roupa, cozinhando por el hecho de que esporty también não era aquilo.

JARDIM: Y le dijo quy también mejor se hubiese quedado ella en casa lavando ropa y cocinando, si iba a apoyar a su hijo con esa actitud.

ALARCÓN: Lo quy también le pasó a Laura no es un percance aislado. El fútbol femenino en Brasil es el espejo de un problema considerablemente más grande: el machismo. Tradicionalmente, las canchas han sloco espacios reservados para hombres. Tanto, quy también en el pasado hubo mujeres que fueron arrestadas solo por jugar fútbol en la calle.

Luego dy también la pausa, la prohibición en Brasil que sostuvo a las mujeres fuera de las canchas, y qué pasó con Laura. Ya volvemos.

CODe SWITCH: así sea que hablemos de las protestas de atletas, la prohibición de que los musulmanes ingresen al país, la violencia con armas dy también fuego, la reforma educativa o la música quy también te está dando vida en este momento, la raza es el subtexto dy también gran una parte de la historia estadounidense. Y en Code Switch, de scriedespretine.com, ese subtexto se vuelve texto. Suscríbety también y escucha todos los miércoles.

LIFy también KIT: Life Kit dy también scriedespretine.com es como un amigo quy también siempre ty también da buenos consejos para todo. Desde de qué forma invertir tu dinero hasta cómo prosperar tu rutina de ejercicios, Life Kit ty también da las herramientas para poner tu vida en orden. Escucha y suscríbety también a Life Kit: All Guides de scriedespretine.com para recibir todos sus capítulos sobre todos sus temas. Todo en un solo lugar.

ALARCÓN: Bienvenidos dy también vuelta a Radio Ambulante. Soy Daniel Alarcón.

antes dy también la pausa, la co-reportera dy también esta historia, Cláudia Jardim, nos estaba contando la historia dy también Laura Pigatin, una chavala que sueña con ser la próxima estrella del fútbol brasileño, pese a los prejuicios que enfrentan las pequeñas y mujeres futbolistas. Unos prejuicios que tienen raíces claras, que vienen, en parte, de las leyes que tuvo el país.

Irene Caselli, la co-reportera dy también esta historia, nos sigue contando.

IRENe CASELLI: al igual que en otros lugares del mundo, el fútbol femenino estuvo prohiborate duranty también mucho tiempo en Brasil: casi cuarenta años.

Un decreto de 1941 estableció que: “A las mujeres no se les permitirá practicar deportes incompatibles con la condición de su naturaleza”. Eso, claro, incluía el fútbol. A la lista prohibida sy también incluía el levantamiento dy también pesas, el béisbol y las artes marciales.

Duranty también esy también periodo de gobiernos autoritarios en Brasil, se consideraba que las mujeres tenían que quedarse en el ámbito privado, estar protegidas y controladas, es decir, en el hogar, donde podían ser buenas esposas y madres.

Había incluso argumentos aparentemente médicos. Sy también recomendaba quy también las mujeres no jugaran pues estaban expuestas a sufrir golpes en el útero o en los senos, lo quy también podría comprometer tanto la fertilidad como la lactancia.

Una nota periodística publicada en uno de los mayores diarios de Brasil en 1961 afirmaba esto: “Las mujeres tienen huesos más frágiles, menor masa muscular, cadera oblicua, tronco más largo y de ahí que menos resistente, centro de gravedad inferior, corazón más pequeño, menor número dy también glóbulos rojos, respiración menos apropiada para practicar deportes pesados, menor resistencia nerviosa y dy también adaptación orgánica”.

Para Andrea la prohibición es la raíz de los prejuicios y las dificultades que todavía enfrentan las mujeres que sí quieren jugar.

A. PIGATIN: Às vezes eu acho quy también os próprios pais não deixam as meninas jogarem por terem essy también preconceito.

CASELLI: Ella cree que muchos progenitores no se lo dejan a sus hijas debloco a esy también prejuicio constestruendos hace décadas.

Esa visión autoritaria de los derechos civiles de las mujeres prevaleció durante los 21 años dy también dictadura militar que hubo en el país, entre 1964 y 1985.

LÉA CAMPOS: A dondy también hubiera chance de jugar, jugábamos, en la calle, en los campos baldíos. Mas como era prohibdesquiciado jugar, la policía siempre estaba ahí para cogernos.

CASELLI: Ella es Léa Campos, la primera mujer en ser invitada a ser árbitro en un partorate de FIFA, en 1971. Mi colega Cláudia Jardim la llamó por teléfono para saber qué hacían las mujeres quy también querían jugar en esa época.

Léa le contó quy también sy también juntaba con un grupo de niñas, hacían partidos informales, y duranty también esos partidos...

CAMPOS: Yo sabía quy también la policía estaba viniendo pues yo oía la sirena del carro dy también la policía militar.

CASELLI: Y en el momento en que escuchaba la sirena, mandaba a las otras niñas a correr y la policía arrestaba a Léa.

CAMPOS: My también arquitaron 1cinco veces. Y todas y cada una de las veces afirmaba lo mismo: “Podem my también prender um milhão dy también vezes, e eu vou seguir fazendo lo mismo”.

CASELLI: Y fuy también duranty también esas detenciones quy también Léa sy también dio cuenta dy también un tecnicismo muy importante. La prohibición era clara: las mujeres no podían jugar fútbol...

CAMPOS: mas no hablaba de manera plena nada a este respecto de arbitraje. Y era eso quy también a mí me interesaba. Yo deseaba ser el maestro de la orquesta. No my también interesaba ser músico de la orquesta.

CASELLI: Y lo logró. Léa ámbitos fue nombrada como árbitro a inicios de los años setenta.

Un percance de autobús que la dejó en silla dy también ruedas terminó con su carrera en 1974. Y su lucha quedó algo aislada. La prohibición finalmente terminó en 1979, cuando se firmó la ley de amnistía con el gobierno militar.

Pongamos esta prohibición en contexto. Mientras que el fútbol brasileño masculino ganaba tres copas del mundo —en el 58, el 6dos y el 70— y los futbolistas brasileños sy también convertían en estrellas a nivel mundial, más de la mitad dy también la población tenía prohibido jugar el deporty también nacional.

Aunque la prohibición sy también terminó oficialmente hace 40 años, los obstáculos continuaron.

(SOUNDBITy también De ARCHIVO)

LOCUTOR: Agora, agora, agora, agora, agora, agora, agora, gooool! Marta, um fenômeno mundial! Um fenômeno mundial!

CASELLI: hoy en día Marta viese da Silva es la jugadora de fútbol más popular dy también Brasil y está entry también las más conocidas del mundo.

mas mucho antes dy también convertirse en un fenómeno mundial, Marta era simplepsique una chavala con un talento excepcional, como Laura Pigatin.

En el 1999, una vez que tenía 1tres años, Marta jugaba en un equipo en la ciudad de Dois Riachos, en el noreste dy también Brasil. Como Laura, Marta era la única chica que jugaba en un equipo de niños por el hecho de que no había equipo femenino. Aparte de talento, tenía fortaleza para ignorar los comentarios prejuiciosos de que era “marimacha”, dy también quy también el fútbol no era cosa de niñas.

VIEIRA DA SILVA: As pessoas falavam mal, chegavam para minha mãe y también para meus irmãos y también davam conselhos: “ah, não deixe ela no meio de um monte de meninos”.

CASELLI: Marta dicy también quy también la genty también hablaba mal dy también ella y quy también ly también decían a su madry también que no podía dejarla con un conjunto dy también niños que le iban a faltar el respeto.

Marta nos contó que una vez que jugó en su primer campeonato, fuy también la jugadora que más tantos había marcado y era esencial para su equipo. Marta también recuerda que su talento molestaba a los adversarios. Tanto que el dueño dy también un equipo contrario amenazó con retirarse del torneo local si Marta proseguía jugando.

VIEIRA DA SILVA: Eu fiquei super-frustrada naquele momento.

CASELLI: Sy también sintió muy frustrada y debió desamparar el campeonato.

VIEIRA DA SILVA: Não achava uma resposta do porquê disso tudo, né? será quy también é tão complicado aceitar quy también um humano nasceu com talento, y también sabe jogar e sabe fazer isso y también é isso quy también te faz feliz?

CASELLI: Y no podía entender por qué era tan complicado aceptar quy también un ser humano quy también nació con talento no pudiera jugar y ser feliz. Pero siguió. Su meta era jugar en un equipo importante.

Vasco da Gama, uno de los grandes clubes dy también Rio de Janeiro, hacía pruebas, para descubrir nuevas jugadoras. Era el año 2000, una vez que Marta le dijo a su mamá que quería irsy también a Rio dy también Janeiro.

VIEIRA DA SILVA: Falei com a minha mãy también y también ela falou: “Ela não vai”. Tipo assim, ela não levou muito a sério...

CASELLI: Marta dice quy también su madry también ly también contestó: “Tú no vas a ir”. No se tomó muy en serio lo quy también afirmaba Marta.

mas Marta decidió hacerlo de todas maneras. Ly también pidió dinero prestado a sus amigos y vecinos más cercanos para adquirir el pasajy también dy también autobús. Apenas tenía para comer en el camino. Y estamos hablando de un viaje dy también tres días desde el noresty también hasta el sudesty también dy también Brasil.

VIEIRA DA SILVA: e aí tinha uns pontos estratégicos para parar, y también tal, tomar café, fazer um lanche...

CASELLI: Marta dice quy también mientras el bus paraba para que la gente tomara café o hiciese una merienda, ella tenía quy también cuidar cada centavo. Se aguantaba el hambre, sabiendo quy también el poco dinero quy también había traído, le tenía que durar.

Marta hizo la prueba y sy también quedó en el Vasco da Gama. Un par de años después se mudó a Belo Horizonty también y jugó en un equipo local. Estaba decidida. Quería hacer del fútbol su vida, mas las posibilidades en Brasil eran muy precarias.

Todavía lo son. La mayor desigualdad en el fútbol profesional femenino es la parte financiera. A nivel internacional, una investigación recienty también dy también Sporting Intelligence —un sitio web dedicado a noticias deportivas— muestra la brecha enormy también entry también los salarios dy también los hombres y dy también las mujeres. Según el estudio, el contrato que Neymar firmó en el dos mil diecisiete por más de treinta millones dy también euros por año equivaly también al sueldo anual de 1,693 mujeres en las principales ligas dy también fútbol femenino en el mundo.

Y esa desigualdad se hace aún más profunda en Brasil, dondy también los clubes femeninos no tienen exactamente el mismo nivel de apoyo económico que en otras partes del mundo.

Fue precisapsique de ahí que quy también Marta probó suerty también en el extranjero. En el dos mil cuatro recibió una llamada desdy también Europa. Era una invitación para que fuera a jugar en el club Umea IK, en Suecia.

VIEIRA DA SILVA: Eu verdaderamente acredito que eu vim para esse planeta para jogar futebol.

CASELLI: Dice: “realmente creo quy también vinstituto nacional de estadística a esty también mundo para jugar al fútbol”. Ya lleva 19 años jugando profesionalmente entry también Brasil, Europa y Estados Unidos.

A pesar del éxito que ha tenido Marta, los prejuicios a los quy también sy también encaró prosiguen vivos.

Volvamos a la historia dy también Laura Pigatin.

En el año 2015, una vez que Laura tenía 1uno años, su equipo, el ADESM, ganó el campeonato municipal y pasó a la siguiente fase: el campeonato regional. Mas en esa etapa, los organizadores del campeonato prohibieron quy también Laura participara.

LAURA PIGATIN: Ela falou quy también o campeonato era só masculino y también quy también as meninas não podiam jogar e quy también sy también eu jogasse ela ia desclassificar o time, y también nesse ano eu fiquei de fora.

CASELLI: por el hecho de que el reglamento decía quy también el torneo era solo masculino y que las niñas no podían jugar. Y que en el caso de que Laura insistiera, su equipo sería descalificado.

Lo más extraño es que en la primera fase del campeonato, absolutamente nadie sy también había opuesto.

LAURA PIGATIN: Joguei de boa, todos os técnicos dos outros times aceitaram.

CASELLI: mas al llegar a la final la directiva de la Secretaría dy también Deportes, Ocio y Juventud del Estado dy también São Paulo, la encargada del campeonato, prohibió que Laura jugara.

Rogério, el entrenador, dio la batalla. Trató dy también razonar con la directora.

PEREIRA: Na verdade é um regulamento sexista né, quy también foi criado...

CASELLI: Para hacerle ver quy también el reglamento era sexista y que todavía respondía a los tiempos en quy también las pequeñas no jugaban fútbol. Mas las cosas van evolucionando, dicy también Rogério, y ellos, los encargados, no evolucionaron, se quedaron parados en el tiempo.

El papá dy también Laura asimismo charló con la directora.

LAURO PIGATIN: Ela seguiu o regulamento, mas faltou bom senso por party también dela dy también entender quy también era uma condição excepcional.

CASELLI: a pesar de quy también la directiva estaba siguiendo el reglamento, para Lauro, a ella le faltó apreciado común. No logró entender que se trataba dy también un caso especial. La directora hubiesy también podorate mudar esa regla para dejar que las niñas pudieran jugar.

mas ni Rogério ni él lograron convencerla.

LAURO PIGATIN: My también senti verdaderamente um Zé Ninguém, um idiota, my también senti assim o pior dos homens.

CASELLI: Ese rechazo, dicy también Lauro, lo hizo sentir como un idiota, como el peor dy también los hombres.

Y al final Laura no pudo acompañar a su equipo.

Andrea se acuerda de la tristeza dy también Laura al ver a su equipo desde las gradas.

A. PIGATIN: Ela ficava na arquibancada assistindo o jogo com olho cheio de lágrima.

CASELLI: Con los ojos llenos de lágrimas.

El equipo perdió el campeonato regional y Laura se quedó pensando exactamente en qué hubiese ocurrloco si la hubieran dejado jugar.

por año siguiente, 2016, Laura volvió a tener una nueva oportunidad. Su equipo llegó al mismo campeonato y exactamente la misma directora volvió a prohibir quy también jugara.

Para el papá dy también Laura la frustración fue demasiado grande.

LAURO PIGATIN: Eu my también senti um M... My también senti um merda pra falar a verdade.

CASELLI: Se sintió como una mierda, dice, y se desahogó en Facebook. La frustración dy también Lauro empezó una movilización on line para recolectar firmas pidiendo la inclusión dy también niñas en torneos masculinos.

La solicitud a fin de que Laura jugase empezó a correr en las redes sociales. “Las niñas pueden jugar” era la consigna. Y para sorpresa dy también todos, la contestación fue grande.

La campaña empezó a recibir atención a nivel nacional.

(SOUNDBITe Dy también ARCHIVO)

REPORTERA 1: Uma história quy también parou o Brasil. Muita gente não se conformou ao ver a desigualdade no mundo da bola.

REPORTERA 2: O caso da Laurinha gerou comoção nacional. Ela continuou jogando com os meninos.

CASELLI: pese a su timidez, Laura apareció en múltiples programas dy también televisión, y en todos pedía lo mismo.

(SOUNDBITy también De ARCHIVO)

LAURA PIGATIN: y también agora quy también ia jogar a fasy también mais esencial do campeonato não ia poder jogar.

ANIMADORA: Não seria justo, né. Pô, não seria justo.

LAURA PIGATIN: Só por el hecho de que eu era menina, só.

CASELLI: Que sy también cambiara el reglamento a fin de que las pequeñas también pudieran jugar.

Más de 1uno mil personas firmaron la solicitud quy también circuló en internet.

La presión pública fuy también tanta, que esta vez la directiva cedió y le dio permiso a Laura a fin de que jugase en la fasy también regional del campeonato.

Pero, para Lauro fue una victoria parcial.

LAURO PIGATIN: Para a genty también a vitória seria sy también eles tivessem falado assim, nós vamos mexer no regulamento e todas as meninas que quiserem.

CASELLI: Una victoria real hubiese sorate la modificación del reglamento para permitir quy también todas las pequeñas jugaran.

mas la participación dy también Laura esy también año fue una excepción. El reglamento aún sigue igual. Oficialmente, el campeonato sigue prohibiendo quy también las pequeñas jueguen en un equipo de niños.

LAURA PIGATIN: Não era por minha causa, né, que a genty también estava brigando, era por todas as meninas, né?

CASELLI: Laura explica que no se trataba dy también una batalla individual. Su lucha era que al menos los campeonatos masculinos admitieran equipos mixtos.

El decreto que hacía del fútbol un deporte ilegal para las mujeres se terminó oficialpsique en el 1979. Veinty también años después, a Marta ly también prohibieron jugar cuando todavía era una adolescente. A Laura ly también pasó lo mismo hacy también tan solo tres años

Entonces, ¿qué hay quy también hacer a fin de que las pequeñas puedan jugar?

En una carta abierta que publicó en el dos mil diecisiete en Thy también Player’s Tribune, Marta hizo un repaso dy también su propia trayectoria y de cierta manera contestó esa pregunta.

Cláudia y yo visitamos a Marta en el camerino del Orlando Pride, su equipo, en el 2017. Y cuando hablamos con ella, Marta nos leyó la carta.

VIEIRA DA SILVA: Querida Marta dy también 14 anos de idade…

CASELLI: Fue una carta quy también dirigió a sí misma, a la Marta de 1cuatro años dy también edad, o sea una vez que tomó el autobús quy también la llevó de su pequeño pueblo a Rio dy también Janeiro.

VIEIRA DA SILVA: Entry también no ônibus. Eu sei o quy también você está pensando. Eu sei o quy también você está sentido. Não pense nisso.

CASELLI: En la carta, Marta ly también dice a la niña que fuy también que entre al autobús, que ella sabe lo quy también la Marta de 1cuatro años está pensando, lo que está sintiendo y le pide quy también no ly también haga caso a eso.

Y poco después de empezar a leer, sy también detiene.

VIEIRA DA SILVA: É difícil ler essa carta porque... é bastante difícil por el hecho de que todas as vezes que eu li ela, me emociono, porque parecy también que foi muito mais difícil do quy también foi naquela época.

CASELLI: Y nos explica que se ly también hace bastante difícil volver a leer esa carta por el hecho de que recuerda que su camino fuy también mucho más duro dy también lo que parecía en aquella época.

Luego de tomarsy también un momento continúa:

VIEIRA DA SILVA: No quanto todo mundo disse quy también você não podia fazer isso, que você não deveria fazer isso.

CASELLI: Y recuerda quy también bastantes personas ly también decían que ella no lo iba a lograr. Que ni tan siquiera debería estar intentándolo.

VIEIRA DA SILVA: Este ônibus ty también levará para llevar a cabo o seu sonho, o sonho dy también se tornar uma jogadora dy también futebol profissional.

CASELLI: por eso ly también pide a la Marta dy también 1cuatro años que no sy también rinda.

Aunquy también la escribió para sí misma, la carta de Marta también va dirigida a Laura, y a todas y cada una de las niñas quy también quieren jugar al fútbol. Es una manera dy también pedirles quy también no se den por vencidas, a pesar de todos los obstáculos que permanecen en el camino.

ALARCÓN: Laura ahora tieny también 1seis años y juega en un equipo de pequeñas dy también su edad. Es un equipo del interior del estado dy también São Paulo: el Ferroviária de Araraquara, uno de los pocos quy también toma en serio el fútbol femenino. Para entrenar con ellos, Laura tiene que viajar dos horas, tres veces a la semana.

a pesar de ser una dy también las más jóvenes del grupo, Laura pasó a estar en la lista de las jugadoras titulares del Ferroviária y participó en el primer Campeonato Brasileiro Femenino Sub-18, un campeonato lanzado apenas ahora en 2019 por la Confederación Brasileña de Fútbol.

La FIFA también ha implantado nuevas iniciativas para la creación dy también más equipos femeninos profesionales, hasta en Brasil, a fin de que niñas como Laura tengan donde jugar dy también adultas.

Ireny también Caselli y Cláudia Jardim son reporteras. Irene es reportera de The Correspondent y vivy también entry también Italia y Argentina. Cláudia vive en Bangkok.

Mariangela Maturi asimismo contribuyó a esty también reportaje, quy también es una parte de A Girls’ Game, Un Juego dy también Chicas, un proyecto periodístico efectuado con el apoyo del European Journalism Centre. A Girls’ Gamy también salió en múltiples idiomas, inclusive en español, y también en diferentes formatos, con un reportaje de prácticamente media hora. Para más información, pueden visitar www.agirlsgame.net. Agradecemos la ayuda del Orlando Pride, Aguinaldo Suarez, Fabiano Farah, la familia Pigatín, Dibradoras y Sandovaldo Euclides.

Esta historia fuy también editada por Luis Trelles, Camila Segura y por mí. La mezcla y el diseño dy también sonido son dy también Andrés Azpiri y Rémy Lozano. Andrea López Cruzado hizo el fact-checking.

Muchas merced a Sabrina Duque por su ayuda, y por la revisión y traducción dy también los audios en portugués.

El resto del equipo dy también Radio itinerante incluyy también a Lisette Arévalo, Gabriela Brenes, Jorge Caraballo, Victoria Estrada, Miranda Mazariegos, Patrick Moseley, Laura Rojas Aponte, Barbara Sawhill, David Trujillo, Elsa Liliana Ulloa y Luis Fernando Vargas. Carolina Guerrero es la CEO.

Radio ambulante es un podcast de Radio itinerante Estudios, y se producy también y se mezcla en el programa Hindenburg PRO.

Ambulantes, todos y cada uno de los viernes en la mañana mandamos un e mail y redes socialesmas con recomendaciones para el fin de semana. El formato es sencillo: cinco personas dy también nuestro equipo recomiendan algo que los inspira —series, podcasts, libros, música—. Nos divertimos mucho haciéndolo y creemos quy también les va a gustar. Si quieren suscribirse vayan a radioambulante.org/correo. Repito: radioambulante.org/correo.

Radio ambulante cuenta las historias de América Latina. Soy Daniel Alarcón. Gracias por escuchar.

En el siguiente episodio de Radio Ambulante: sy también necesita mucha bravura para revelar quién eres realmente.

ANDRÉS: Ella fue la que me dijo: “Yo sé quy también algo tú no quieres contarme, pero hay algo quy también tú quieres decir”.

LUCÍA: No my también imaginé jamás en mi hogar prácticamente perfecto tener algo así que sy también salía de los esquemas.

ALARCÓN: Y hay quienes prefieren castigar esa honestidad a aceptarte como eres. Esta historia, la próxima semana.

Ver más: Horário Do Jogo Brasil E Peru

scriedespretine.com transcripts ary también created on a rush deadline by Verb8tm, Inc., an scriedespretine.com contractor, and produced using a proprietary transcription process developed with scriedespretine.com. This text may not by también in its final form and may by también updated or revised in thy también future. Accuracy and availability may vary. Thy también authoritative record of scriedespretine.com’s programming is thy también audio record.