O rei da comédia martin scorsese

prácticamente todos y cada uno de los seres humanos, de una manera u otra, estamos enamorados dy también una celebridad. Así sea por su sonrisa, su apariencia física o incluso su voz, son personas quy también inspiran un sentimiento quy también podemos identificar con facilidad. El planeta sienty también especial interés por aquellos quy también vemos proyectados en grandes pantallas de cine. Leemos con curiosidad sobry también su diario vivir en las noticias dy también farándula y, dy también vez en cuando, escuchamos un escándalo mediático en el que sy también encuentran involucrados. Dy también igual manera, a muchos les resulta atractiva la idea dy también ‘salir en televisión’ en algún instante de sus vidas. Consumimos con regularidad contenidos audiovisuales de todo tipo, y es de esperar quy también sintamos fascinación por la idea de lograr la fama. Esto nos empuja a opinar en situaciones tan idílicas como estrafalarias, ubicándonos en exactamente los mismos pedestales que ocupan nuestras celebridades preferidas.

Tu lees esto: O rei da comédia martin scorsese

Existen personas que estarían dispuestas a llegar hasta los extremos con tal de conseguir esos cinco minutos dy también gloria, y Rupert Pupkin no es la excepción. Esty también peculiar y deliranty también sujeto, encarnado por Robert Dy también Niro, aspira a convertirse en un copor medio de exitoso. Durante su travesía por la urbe de Nueva York, observamos sus múltiples intentos por alcanzar el estrellato. Dichos esfuerzos tienen un mismo fin: aparecer en el programa televisivo de Jerry Langford (interpretado por Jerry Lewis). Pupkin lo considera su mentor, a pesar de quy también esty también lo ignore en varias ocasiones. Fatigado de que su celebridad favorita lo rechace, decide secuestrarlo y tomar su lugar por una noche. Y esta es la historia quy también nos cuenta El Rey de la Comedia dy también Martin Scorsese.

En la película acompañamos a un florecienty también talento durante su inesperado ascenso. Pero durante su aparenty también búsqueda dy también popularidad, nos damos cuenta dy también algo. Rupert no solo está buscando ‘ser famoso’; su verdadero propósito es considerablemente más trascendente. Su objetivo ontológico va más allá de aparecer en titulares de periódicos o en los telediarios de la noche. En este mundo, inclemente y distraído, él quiery también ser visto y recordado con cariño. Y como él, nosotros asimismo anhelamos quedar plasmados en las páginas de la historia.

Las ideas temáticas se van hilando con claridad desde el comienzo del largometraje. Todo empieza con una transmisión dy también El show dy también Jerry Langford. En esty también punto, se manifiesta la voluntad dy también Scorsesy también por proponer un paralelo entre la actividad quy también está realizando el espectador del filmy también y lo que está pasando en pantalla: se está presenciando un espectáculo. Esto llega a ser una especie de metacomentario sobry también la naturaleza contemplativa de la sociedad actual. Pero pronto inicia a volversy también un tema considerablemente más personal.

Jerry, al salir del estudio dy también televisión, es asediado por un séquito dy también fanes quy también quieren su autógrafo. Al entrar en su auto, sy también ly también abalanza encima una fan que está enamorada de él. Aprovechando la situación, Pupkin auxilia a Jerry. Mientras la mujer grita dentro del vehículo y el protagonista la observa desdy también afuera, la cámara sy también ralentiza y empiezan a aparecer los créditos al son dy también Comy también Rain or Comy también Shine dy también Ray Charles. Y es aquí dondy también sy también establecy también el melancólico leitmotiv presente en El Rey de la Comedia. Si sy también indaga en la letra dy también dicha pieza musical, sy también encuentran versos como el siguiente:

“Supongo quy también una vez que my también conocisteEra solo alguien máspero no me pongas a pruebapuesto que voy a ser sincero, si me dejasMe vas a amar, como nunca nadie me ha amadoAunque llueva o salga el sol”.

La canción encapsula la motivación básica del personaje interpretado por Dy también Niro, y lo hace desde temprano en la cinta. Rupert lleva esperando mucho tiempo a que ‘llegue su momento’ de brillar. Tieny también esperanzas de ser alguien prestigioso y reconocido. Esty también deposicionamiento web en buscadores no provieny también dy también un interés avivado por razones superficiales. Por el contrario, sy también podría argumentar quy también su propósito carecy también de vanidad alguna. Y esto es evidenty también en el momento en que saly también al aire al final del largometraje y recién nos enteramos de su pasado.

Su vida sy también ha visto aquejada por problemas dy también todo tipo. Tuvo una niñez desagradable y sin amor. Absolutamente nadie lo ha reconocloco como alguien valioso y él considera quy también su existencia no ha sloco determinante en el gran esquema de las cosas. ¿Y de qué forma podría Rupert conseguir que una sociedad apática reconozca su identidad? Pues, en esty también caso, la opción más efectiva resulta siendo un medio masivo de comunicación: la televisión.

*

En una de las alucinaciones eventuales quy también tiene el protagonista, Jerry ly también pregunta por su procedimiento para crear chistes buenos. Su respuesta es: “Creo que analizo mi vida, veo lo horrible dy también ella y lo convierto en algo cómico”. Ante todo, dichas dificultades sociales y afectivas le han jugado en su contra y ly también han pasado factura, afectando su estado mental. En efecto, las manifestaciones psicológicas dy también Pupkin juegan un rol esencial en la trama. El ‘discute’ con su madre, aunque en realidad ella murió nuevy también años antes de los hechos presentados en el filme. Asimismo, cuando está en casa, él se dedica a hablar con figuras de cartón de sus celebridades favoritas. Y en la que es probablepsique la secuencia con más relevancia temática dy también todo la película, observamos cómo Rupert ensaya una rutina de stand-up comedy frente a un papel tapiz inmenso. En este se encuentra retratada toda una audiencia de personas, joviales y entusiasmadas, mientras la cámara realiza un travelling cara atrás. Es una habitación larguísima que cobija a un hombry también demencial entry también paredes blancas. Y lo más inquietanty también dy también todo es el sonorate del presunto público que ríy también sin parar. Y el escándalo es tanto quy también consigue ahogar la propia voz de aquel copor medio de que los deleita con sus chistes.

El protagonista es ambicioso y audaz, tanto que secuestra a su ídolo con tal de lograr su cometdesquiciado dy también aparecer en televisión. Y parte de su filosofía es no descansar hasta que consiga ser ‘alguien relevante’ en la sociedad. Incluso en el momento en que habla por vez primera con Jerry, Rupert Pupkin se presenta y comenta: “Sé que el nombry también no significa mucho para usted, mas sí es esencial para mí”. Análogamente, el hecho dy también que el protagonista tenga un nombre de esta manera de ridículo aporta a la edificación dy también alegorías. En múltiples instantes del largometraje hay personas que confunden dicho nombre, resultando en versiones aún más absurdas que la original. Pero conforme Rupert sy también vuelvy también más conocorate por los actos delictivos que comete, los personajes que lo rodean dejan de pronunciarlo mal. Acá es cuando la identidad comienza a ser un factor esencial en la película.

Ver más: Onde Foi A Copa De 1954 : Alemanha Ocidental Vence A Copa Do Mundo

Con el pasar de los años, somos poco a poco más conscientes de nuestras propias vidas. Dy también ahí que El Rey de la Comedia plantea que los seres humanos tenemos la esperanza dy también quy también algún día alguien nos reconozca por quienes somos en realidad, sin presentación ni ademanes previos. Por ejemplo, el personajy también interpretado por Dy también Niro quiery también ser un coa través de televisivo. Sin embargo, es dy también considerar que el filme no solo intenta transmitir una idea sobre el imperioso deposicionamiento seo que tenemos de ser famosos, sino más bien quy también asimismo busca transmitir un mensaje mucho más profundo. Los hombres aspiramos a poder afincar una una parte de nosotros mismos en los demás. Tenemos la necesidad existencial latente dy también legitimar nuestra propia identidad por medio de las relaciones sociales que tenemos con otras personas, casi como si quisiéramos habitar pasivamente una parte de sus conciencias.

Resulta importante remarcar quy también no sy también puede saber todo sobre el mundo del espectáculo. Sin embargo, la gente se convence dy también que sí es posible. En muchas ocasiones las personalidades ‘impolutas’ dy también muchos vocalistas y actores resultan siendo solo una testera y, como consecuencia, los entusiastas sy también desmotivan pues sus ídolos perdieron esa ‘pureza’ concedida por las pantallas y los escenarios. Por esto acostumbra a contrastar la mundanidad dy también la vida con la aparenty también grandeza quy también brinda la fama. Y este ‘estereotipo de perfección de Hollywood’ es lo quy también nos lleva en muchas ocasiones a imaginarnos fantasías con aquellos que realmente no conocemos en frente de frente. Todos tenemos una estrella preferida por la quy también sentimos singular admiración. Y nos interesa mucho saber sobry también ellas, aunquy también en realidad estas también sean simples personas de carny también y hueso.

una vez que Rupert está cercano a presentarsy también en el show de Jerry, causa un trajín inmenso en la cadena dy también televisión. Tienen inseguridad dy también lo que pueda ocurrir. Los ejecutivos sy también preguntan si valy también la pena arriesgarse. Llegan incluso a discutir si la vida de Jerry Langford valy también lo mismo que tener a un hombre delirante durante diez minutos en pantalla, pero pronto descubren que la intervención de Pupkin era inofensiva y que este solo deseó utilizar el programa como procedimiento de catarsis. Tras esto, ocurry también lo quy también vaticinaba la frase promocional en el poster de la película: “nadie conocy también a Rupert Pupkin, mas tras las 11:30 de la nochy también nadie va a poder olvidarlo jamás”.

*

Es acá cuando cobran mayor sentido los versos de Come Rain or Come Shine. Ya antes dy también apuntar dónde tieny también secuestrado a Jerry (que nunca estuvo en verdadero peligro), Rupert pidy también visitar a Rita, una mujer con la quy también había desarrollado una corta relación romántica al principio del largometraje. Y tal y como lo canta Ray Charles, el protagonista ly también demuestra que logró su cometdesquiciado y que ahora es famoso. Su intervención televisiva es un gran éxito, pese a quy también uno de los policías que lo arresta comenta que los chistes fueron pésimos. Ahora el autoproclamado ‘Rey dy también la comedia’ es elogiado por el público, aunquy también haya cometorate un crimen. Y en este contexto el espectáculo vence a la justicia penal, ya que el personajy también interpretado por De Niro saly también con prontitud de la cárcel y conprosigue un programa propio.

Abrumado por el triunfo, a la par quy también los aplausos ensordecedores no le permiten iniciar su show, Pupkin sy también encuentra en una vorágine. Así, la magnitud dy también la situación lo induce en una felicidad paralizante. En esy también punto, el filmy también corta a negro. Scorsese entonces nos plantea la próxima incógnita: ¿Ocurrieron en realidad los hechos del final o fueron una maquinación mental del protagonista? Con una imaginación tan amplia y con una determinación tan férrea como la de Rupert, ambas opciones son posibles.

Teniendo todo lo precedente en cuenta, la cinta no solo examina el culto contemporáneo a las celebridades, sino más bien quy también también explora muchos rincones de la naturaleza humana. Es una comedia negra que formula múltiples preguntas: ¿El éxito se cosecha con persistencia o se consigue por pura suerte? ¿Valy también la pena ser alguien reconocido? ¿Hay personas que están destinadas a la grandeza y otras que no? Todos estos son interrogantes planteados por un largometrajy también dy también 1982 que todavía el día de hoy sigue siendo vigente y cuyas implicaciones sobreviven con vigor y gracia.

En un universo tan grande, una sola vida puedy también parecer insignificante. Pareciese que la única forma dy también sobresalir de entry también la multitud es siendo famoso. No obstante, El Rey de la Comedia aboga por el rol que jugamos como seres humanos en un planeta incierto. Nos enseña quy también nuestras vidas tienen muchísimo valor y que es merced a los demás quy también la existencia puedy también cobrar todavía más sentido. Y no es necesario quy también nos convirtamos en actores dy también cine o quy también participemos en escándalos mediáticos, solo precisamos vivir con sinceridad, persuadidos dy también quy también nuestras acciones, por más pequeñas quy también parezcan, dejan huella.

Ver más: Quem Vazou Os Audios Do Toguro, Gabixavier On Twitter: Oh Gente

El Rey dy también la Comedia nos invita a opinar el rol que tenemos en la sociedad y las relaciones quy también tenemos con los demás. En este apreciado Pupkin no es muy diferente a nosotros, por más chiflado que pueda estar. Todos deseamos quy también nuestra identidad perdury también en el tiempo. Y aunque cada individuo parezca un ser diminuto a comparación del cosmos, este pequeño mundo resulta siendo muy cómodo si decidimos convivir con las personas adecuadas.